Martes, 23 de abril de 2019 12:10 PM

Black water en Ciego de Ávila: Distopía o realidad

El grupo estadounidense One-Eighth Theater, con la obra Black Water, se presentó, el pasado martes, en el Teatro Principal.

Grupo estadounidense de teatro One-Eighth TheaterPerfil de One-Eighth Theater en Instagram La primera noche del evento teatral Pueblos Escena mostró al pueblo avileño un modo de hacer diferente al teatro convencional.

Desde la entrada a la institución, reconocí que sería una obra diferente. Las tablas se convirtieron en espacio expositivo y de recepción. La escenografía incluía al público conformando un círculo sobre el escenario, el cual no marcaba los límites de la actuación, sino que utilizaba a los espectadores como parte de la obra. El círculo como figura geométrica que indica repetición, un ciclo que vuelve sobre sí una y otra vez, y en cualquier punto que el receptor se encuentre, estará a igual distancia del suceso.

No existía el telón; los actores, Laura Butler y Michael Mullen, caminaban y bailaban en platea, sobre los asientos, con el público, sobre las paredes. La actuación dinámica y la excelente preparación física de los protagonistas fueron elementos que sobresalieron durante la noche.La cuarta dimensión del teatro fue alcanzada, la constante interacción con los receptores y su utilización como parte de la escena así lo confirmó.

La música fue otro elemento importante dentro del montaje, pues marcaba los cambios de humor en los personajes, la alusión a la memoria, los cambios de escena. Los temas utilizados iban desde lo clásico hasta los géneros más contemporáneos, como la música electrónica, para indicar que lo narrado puede ser una distopía en un tiempo no muy lejano al nuestro.

En la entrevista con su director, Daniel Irizarry, este comentaba que “la obra forma parte de una trilogía, esta es la segunda, que tiene su inspiración en el golpe de estado ocurrido en Turquía, mientras él vivía allí. La reacción de las masas en este país suscitó el interés en mostrar, de una manera trastocada, un poco futurista, y conceptual también, cómo el ser humano en general participa o se muestra indiferente ante su propia destrucción”.

Múltiples lecturas pueden realizarse de la puesta en escena, pues el discurso no es directo y claro, intencionalidad de su escritora, Sylvia Bofill. La catástrofe, como ellos llaman al suceso que cambió sus vidas, nunca se esclarece, solo es necesario saber que ocurrió; la añoranza por lo perdido y las ansias por recuperar su vida anterior, al menos en su memoria, son elementos claves.

También se hace alusión al tema de la identidad, recurrente cuando sabemos que ella es puertorriqueña y él norteamericano. Incluso, Jensa (interpretada por Laura) le pregunta a Aaron (Michael) si ella parece puertorriqueña, no se descifra con qué intención o qué respuesta espera escuchar, solo que es una interrogante importante para ella.

La indiferencia del ser humano ante determinados sucesos globales es el hilo conductor de la obra. Y el público se encuentra allí, observando, como también sucede en la realidad; algunos participan cuando los actores lo requieren, otros deciden negarse.

El personaje de Tesa resulta polémico, a pesar de haber nacido después de la catástrofe, ella significa el recuerdo amenazado por el olvido, la pérdida de la identidad. Sin embargo, en realidad, ella no puede recordar lo que nunca vio. Una vez más el ser humano deposita sus esperanzas en entes o sucesos ajenos a ellos mismos, cuando realmente en sus manos y pensamientos se encuentra la solución.

Un acertado comienzo del primer encuentro de Pueblos Escena, y que reafirma la importancia del intercambio cultural entre las naciones. Una oportunidad para confrontar ideas entre los artistas y nutrirse de aquellos elementos que aporten a su modo de hacer. Por parte del público, gracias, pues el buen arte contemporáneo debe traer reflexión y problematizar en cuento a nuestra realidad y futuro. Un buen guion y buenas actuaciones, sin necesidad de amplios recursos, pueden sugerir una excelente obra.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar