Miércoles, 19 de diciembre de 2018 8:29 AM

Arte universitario sigue en Festival

Sobresale manifestación danzaria en la segunda jornada del Festival de Artistas Aficionados al Arte de la FEU.

El Festival de Artistas Aficionados de la FEU continúa en Ciego de Ávila y, durante su segunda noche de competencias, destacaron la calidad artística y el dinamismo de las obras presentadas.

•Lea más sobre las jornadas del festival, en Invasor.

El conjunto de magia Novus Magic de Camagüey fue el encargado de la apertura. La dramatización del espectáculo, la destreza manual de los aficionados y la originalidad del discurso fueron algunos de los elementos que distinguieron el show. Entre lo más aplaudido por el público estuvieron las habilidades telepáticas.

En esta jornada, sobresalió por la calidad y energía desbordada en las tablas, la manifestación danzaria. El conjunto músico-danzario de Guantánamo, Jagüey, que, recientemente, cumplió sus 43 años de vida artística, presentó la obra Bebé Iná.

Sobre la puesta en escena, Omar Vega Garzón, director artístico, detalló que el trabajo de la agrupación se centra en la preservación del patrimonio de la cultura franco-haitiana, a partir de múltiples investigaciones al respecto, y un estrecho vínculo entre los grupos portadores y los aficionados juveniles.

“Esta obra defiende dichas tradiciones, sobre la base de creencias religiosas de los ancestros haitianos. Representa una lucha constante entre el sol, la lluvia y el fuego por Bebe Iná, reflejando la conquista, negación y defensa del amor a través del baile nagó, vudú, merengue”, agregó Vega Garzón.El lenguaje musical utilizado es el creole, que también contribuye al rescate de esta lengua en nuestro país.

Desde La Habana llegó el conjunto danzario Entalpía, con la obra Introspección, propuesta que estuvo entre lo mejor de la noche. A través de técnicas del baile contemporáneo, la presentación refleja las consecuencias de la pérdida de la identidad de cualquier ser humano, convirtiéndonos en simples robots que se mueven en masa sin un objetivo visible. Los cuerpos se movían como por inercia, como en una constante búsqueda sin nombre, pues ya no sabían de dónde venían, dónde se encontraban sus raíces y, mucho menos, hacia dónde iban.

Una de las más recientes entregas del grupo Entalpía: "Adeus Terra Miña" muestra la madurez coreográfica alcanzada por Ana Lorena Gamboa en posiblemente una de las coreografías más exigentes para un grupo con prácticamente una renovación total de su elenco masculino. Esta coreografía recibió varios premios, entre ellos el Premio Farouk que se entrega a la mejor coreografía danzaria en la Universidad de La Habana. Se agradece en este video ver la vanguardia femenina que siempre ha elevado el nivel técnico, artístico y estético de cada una de las presentaciones. Bravo chicas!!!

Posted by Entalpía on Monday, April 4, 2016

Por otra parte, brilló el santiaguero Frankis Leonel Tirado, con la canción Soy quien soy, y, desde Cienfuegos, Indira Garría con la obra Danza ñáñiga, cuya influencia jazzista y excelente vocalización la hicieron ampliamente merecedora de los vítores del público.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar