¡Ajusta el paso pa´ la Rumba! (+Video,Post)

La Ruta de la Rumba 2018 en Ciego de Ávila será momento de congregar a los amantes del género.

La distinción de la rumba como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad ha sido uno de los logros que ostenta Cuba en este año. Para Ciego de Ávila, será momento de congregar a los amantes del género el domingo 26, para así completar el periplo que se realiza desde el pasado 17 y hasta el 30 del presente mes por las ciudades de La Habana, Pinar del Río, Matanzas, Cienfuegos, Trinidad, Camagüey, Guantánamo y Santiago de Cuba.

De manera que la Ruta de la Rumba 2018 se anuncia como una gran fiesta nacional que comprenderá un nutrido programa de presentaciones músico-danzarias por toda la Isla.

Durante esta fiesta de la música tradicional, en la que se combinan el baile con el toque de los tambores, se sucederán conciertos, coloquios, intercambios, talleres y clases magistrales en las diferentes sedes. Propuesta validada por el Proyecto Timbalaye, que tiene como propósito la investigación y la promoción de las expresiones folclóricas y populares que configuran la imagen auténtica de la cultura cubana.

Lea aquí sobre Beca Timbalaye

La Ruta de la Rumba 2018 está dedicada a las expresiones danzarias del folclor cubano, con el fin de fomentar el diálogo intercultural de los bailes populares y folclóricos.

Los asistentes tendrán la oportunidad de interiorizar en la importancia de la Rumba como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por medio del intercambio cultural basado en la mutua comprensión y respeto.

En esta edición participan académicos y artistas profesionales y aficionados, cubanos y extranjeros, interesados en aportar y compartir experiencias profesionales y humanas sobre el folclor cubano.

El tradicional encuentro es auspiciado por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, la Fundación Fernando Ortiz, la Asociación Hermanos Saíz y el proyecto Timbalaye, entre otras instituciones.

Sobre presentación en Camagüey

Los debates que se realizarán estarán mediados por el diálogo desde la rumba como construcción social, en la cual las historias y anécdotas constituyen una reserva de recursos para comprender y explicar el folclor. En ese proceso, como señala el programa del evento, es necesario volver al hecho folclórico, repasar sus vivencias, estudiarlo y analizarlo reflexivamente.

La rumba es una muestra de orgullo de los cubanos, de respeto a las tradiciones y de la riqueza de ritmos y patrimonio cultural de esta Isla. La Ruta es una vía que promueve la rumba como un patrimonio vivo y participativo.