Martes, 22 de mayo de 2018 1:59 AM

Adentro de la carpetica: algo más que risas (+Video)

Con varios actores vestidos con uniforme de secundaria sobre la escena nadie adivina —todavía— que la puesta va de animales que debaten sobre la elección de un Presidente honorario, de valores y sentimientos, y de verosimilitudes y afanes.

La carpetica de yarey, con texto original del avileño Lázaro Rodríguez Paz, se estrenó, versionada por Yosvany Abril sobre las tablas de la sala Abdala a ovación cerrada del público.

La fábula campestre, escrita en el año 2000, se recontextualizó en el escenario urbano bajo códigos contemporáneos en el intento de interconectar con público joven y adolescente que, si de teatro se trata, permanece en zona de penumbras y diluido en clasificaciones etarias.

La acción dramática se desarrolla en la escuela, donde le tocará a la maestra Doña Lechuza organizar el debate y dirigir la elección de quien mejor pueda representarlos y defenderlos de los desmanes del hombre. Flamenco, Pavo Real y Faisán quieren ser presidentes y aluden a la belleza de sus plumas, lo codiciado de su carne o a su linaje excepcional para conquistar el apoyo de la mayoría.

En la disputa el Perro Sato, la Culebra, la Jutía y el Carey son menospreciados y excluidos, pero ¿qué cualidades debiera tener un Presidente?

Dinero, belleza, buena oratoria…entonces sucede un punto de giro importante en la trama donde el egoísmo y el afán de detentar el poder cede terreno a los sentimientos y las cualidades humanas.

La jutía es autóctona, humilde, solidaria, responsable y la mejor estudiante del aula por lo que Perro Sato, Culebra y Carey la apoyan. La votación concluye con su elección y un monólogo, donde la Jutía enuncia una suerte de agenda de trabajo o elementos imprescindibles a tener en cuenta en lo adelante, con énfasis en la humildad y los mensajes simbólicos sobre la cubanía, el respeto a lo simple y la necesidad de valorar lo bello y humano de la vida. Una clara invitación a desprejuiciarnos.

Los artistas asumieron a plenitud la caracterización sicológica de sus personajes, y la gestualidad junto al excelente diseño de vestuario, del artista y escritor José Rolando Rivero, terminaron por confirmarlo.

Innegable la vis cómica de Rafael González en su excelente interpretación de la Lechuza; el histrionismo de Juan Rivas como Pavo Real, o los ademanes de la Culebra (Lilianni Contreras), el Carey (Rene Rivas), y el Perro Sato (Deni Menocal).

La banda sonora, a cargo de Oscar Solís y Yosvany Abril, fue otro de los aciertos por la mezcla de ritmos lograda que fue de la música electrónica hasta una popular guaracha, así como el constante juego con el diseño de luces y el baile, lo cual exaltó el espíritu de la obra y la hizo más dinámica.

La pieza recurre a códigos frescos y desenfadados para incitar el disfrute porque ni risas ni llantos son emociones fáciles de lograr en la audiencia. Por eso, apelar a un lenguaje hiperrealista en los diálogos —aun fórmula a probar en otros escenarios— parece ideal si lo que se quiere es recrear los habituales espacios donde los jóvenes se desenvuelven hoy. No asusta que la maestra diga frases como te voy a dar un cocotazo que te voy a rajar la cara, sino que “aderezan” la dramaturgia.

Como medidores infalibles del estreno hubo dos factores: el público que espontáneamente coreó Jutía en el momento de la elección y la satisfacción mostrada por Amarilys Reyes y Bárbara Carballea, actrices que protagonizaron el estreno original hace más de una década.

Con El gran musical y la representación de Amigas ya Polichinela había enfilado su creación por otra línea, la cual se enriquece ahora y deja clara la intención de la agrupación de potenciar público joven y adolescente en la sala Abdala.

La carpetica… fue agradable y mesurada, sin olvidar que adentro llevaba algo mucho más que risas.


Comentarios  

# barbaro martinez 26-04-2018 14:29
me parecio que estaba en otro sitio,pues escuche algo muy sencillo pero IMPORTANTE,antes de comenzar la funcion se mando a apagar los telefonos moviles.
en esta ocacion creo que no es la unica con esta compañi no sali complasido, el personaje de la jutia lo vi durante toda la puesta en escena representando a alguien indeciso y no presisamente demostrando todas las condiciones por la que se escoje para ser el oresidente.
una vez falta algo tan esncial como el programa,esta vez existio pero se agoto.
el teatro avileño hay que felicitarlo pues estan TRABAJANDO y con mas aciertos que errores.

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar
# barbaro martinez 27-04-2018 09:49
quise decir que [ estavez es la unica en que no he salido complacido con la puesta en escena ],quiero agregar que son geniales en el trabajo de titeres,payasos y que el espectaculo el gran musical me encanto asi como el tema AMIGAS.
muchas gracias a polichinela

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar