Y la informatización, ¿pa´cuándo? (+Video,Mapa)

Es imposible saber a ciencia cierta qué hace el usuario promedio cubano cuando accede a la red de redes y, mucho menos, medir si el proceso de alfabetización digital ha generado un capital de desarrollo humano suficiente para colocarnos un paso adelante en el largo camino de la informatización.

Todo el asunto de la informatización de la sociedad no se reduce a tener un celular inteligente ni una tablet de última generación; ni siquiera tener internet las 24 horas del día. Si bastara con eso podríamos sentirnos menos presionados por el desarrollo que, a estas alturas, ya no se concibe sin la utilización de las tecnologías de la informática y las comunicaciones.

Tampoco es cosa de poner antenas wi-fi en los parques, pero está claro que por alguna parte había que empezar. Los números más recientes aportados por la Empresa de Telecomunicaciones ETECSA dan cuenta de una conectividad muy superior —en comparación con un quinquenio atrás—, atendiendo al número de zonas públicas para la conexión inalámbrica (cubren la totalidad de las cabeceras municipales) y salas de navegación, la comercialización del servicio Nauta-Hogar (poco más de 4300 hasta la fecha) y las condiciones creadas en función de la próxima habilitación de Internet en los teléfonos (instalación de radiobases para la 3G y más de 200 000 líneas móviles activas).

Según los datos más actualizados aportados por ETECSA en Ciego de Ávila, esta es la ubicación de las más de 30 zonas públicas con Wi-Fi.

Obviamente, la infraestructura define hasta cierto punto el uso social de estas tecnologías, pues ya todo el mundo sabe que no es lo mismo navegar en la wi-fi con un Blu que con un Samsung; y no es lo mismo disfrutar de estos servicios en la privacidad y comodidad del hogar, que cazando la sombra y un banco en el parque de turno. Pero, en materia de informatización, lo que se dice informatización de la sociedad, hay que avanzar un poco más allá de las videollamadas por IMO.

Solo ETECSA tendría la última palabra sobre el consumo de los cubanos en Internet, cuáles son los sitios más visitados o las aplicaciones utilizadas con frecuencia. Mas, esos datos no son públicos. Se sabe, no obstante, que en 2016 Cuba experimentó el mayor crecimiento en América Latina en el empleo de las redes sociales, lo cual halla explicación en el hecho de que estábamos casi en cero y la apertura de las zonas wi-fi y el aumento de celulares y líneas móviles en la Isla multiplicaron el acceso exponencialmente.

Todo parece indicar que la predilecta por los usuarios nacionales es Facebook, a partir de los recursos que ofrece, en especial, los de comunicación. También ganan terreno Whatsap, Instagram y Snapchat.

Google Trends, por su parte, permite establecer un patrón de búsquedas en el motor más utilizado a nivel global. Según esta herramienta, en los últimos 30 días el mundial de fútbol Rusia 2018 ha copado el interés de los cubanos, no solo en la web, sino también en las noticias y Youtube. Otros tres temas se “colaron” en las estadísticas en aumento: el concierto de Laura Pausini en La Habana, la aplicación de mensajería ToDus y la familia de aves Todidae (en la que se incluye la Cartacuba. Usted se preguntará por qué los cubanos hicieron esta búsqueda y es muy sencillo: Todus es, también, un género de aves de la familia Todidae y es el primer resultado que devuelve Google cuando no se le especifica la apk).

Google trends

No obstante, es imposible saber a ciencia cierta qué hace el usuario promedio cubano cuando accede a la red de redes y, mucho menos, medir si el proceso de alfabetización digital, que ha discurrido por disímiles vías (desde las institucionales hasta las autodidactas), ha generado un capital de desarrollo humano suficiente para colocarnos un paso adelante en el largo camino de la informatización.

Porque de lo que se trata es que los ciudadanos sepan utilizar estas y otras tecnologías en función del ejercicio de sus deberes y derechos no esporádicamente, sino a diario. Por supuesto, para ello es preciso se conjuguen, como mínimo, dos variables. Por un lado la conectividad (entiéndase disponer de dispositivos y un servicio de datos móviles asequibles) y por otro que las estructuras políticas, culturales, comerciales y de gobierno tengan presencia activa en el espacio virtual.

• Lea más sobre el tema en el artículo ¿Informatización de la sociedad o socialización de la informatización?

Si volvemos a Google y le “preguntamos” por Ciego de Ávila nos devolverá un escenario poco halagüeño: en la primera página de resultados aparecen dos sitios, el de la Universidad Máximo Gómez Báez y el de Invasor. En la segunda el portal de la Dirección provincial de Cultura y el Telecentro; en la tercera ninguna página administrada desde el territorio; en la cuarta Radio Morón y en la quinta Joven Club de Computación y Electrónica. No seguiremos porque casi nadie llega tan lejos buscando en Google.

En redes sociales sucede algo muy similar. Se puede hallar más páginas de instituciones, pero en muchos casos son meros objetos decorativos pues no se administran diariamente y, si se les escribe preguntando, nadie responde. Para eso, es mejor no estar.

Ciego de Ávila en las redes socialesEstas son algunas de las organizaciones que tienen presencia en Facebook. Nótese el número de Me Gusta de cada una, indicativo de su alcance entre las personas conectadas a esta red social

Con este estrecho margen de opciones es evidente que, incluso logrando mayores accesos a la web —después de una disminución de las tarifas y la entrada en funcionamiento de la llamada Internet en los móviles— todavía sería pírrico el avance en términos de informatización de los procesos.

Pocas experiencias en el país hablan hoy de la eficacia del gobierno en línea, el comercio electrónico y el intercambio de información relevante para la ciudadanía. Todavía cuando un individuo quiere obtener un dato, dígase los documentos para un trámite, el horario de atención al público o los servicios que brinda la institución, tiene que presentarse en el lugar porque ese tipo de contenidos no existe o está disperso en la web. No hablemos, entonces, de la posibilidad de interactuar, opinar, dejar una queja o sugerencia, participar.

Tampoco funcionan al 100 por ciento los cajeros automáticos ni las terminales de venta (post) y, de vez en cuando, el sistema de giros postales “se cae”. Pero que todo no marche como debería no quiere decir que no sea el camino.

De hecho, ha sido esa la indicación de las máximas autoridades políticas y gubernamentales del país, quienes han llamado a generar contenidos, a crear y han definido, en el caso del gobierno electrónico o en línea, cuatro etapas: presencia de los organismos y gobierno con información útil para la población en el sitio del gobierno; interacción de la Administración Pública, el gobierno y el pueblo; transacción donde se usen los pagos electrónicos en los trámites y servicios; y transformación, que incluye la participación del pueblo en la construcción de las políticas públicas y en la gestión de la administración y el gobierno.

• Descargue aquí la Política integral para el perfeccionamiento de e la informatización de la sociedad en Cuba aprobada por el Consejo de Ministros

En el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030 se define dentro del Eje Estratégico Infraestructura, en su objetivo específico Número 8: Desarrollar y sostener la infraestructura de las telecomunicaciones para lograr acceso universal y uso productivo de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) a partir del desarrollo de inversiones 3 en tecnologías de avanzada a nivel internacional, que permitan un mayor acceso a la banda ancha.

Y aunque no estamos en cero y se pueden identificar núcleos de desarrollo que llevan la delantera en el país, se observa, asimismo, tibieza en otras instancias que parecieran no comprender la importancia estratégica de avanzar a la par de los tiempos. Además de no invertir suficiente en infraestructura, tampoco han gestionado el capital humano.

La interrogante se la hizo Jennifer López supuestamente a su novio y los cubanos la han buscado bastante en Google en los últimos días. En lugar del anillo, podríamos preguntarnos como sociedad: ¿y la informatización pa´ cuándo?

Invasor aplicó una sencilla encuesta entre adolescentes de Ciego de Ávila: ¿qué hacen con internet?