Lunes, 19 de noviembre de 2018 12:15 AM

Sobre rieles coche tecnológico en Ciego de Ávila

A poco más de un mes de su apertura, aledaño a las locomotoras de vapor asentadas en el Parque de la Ciudad, en Ciego de Ávila, el coche dotado de moderna tecnología digital para el aprendizaje y el entretenimiento, ha pasado a la cabeza de los Joven Club de Computación, tanto en aceptación como en ingresos.

Niño juega con la computadoraEl balón es virtual, pero si pateas bien… ¡Gooooooool¡Jordy Luis Hernánez Roiz, especialista principal, lo afirma con la satisfacción de quien, a pesar del corto tiempo transcurrido, siente como suya esa instalación, completamente abierta a todos, en particular a niños, adolescentes y jóvenes, entre las 8:00 de la mañana y las 8:00 de la noche.

Atendido por otros cuatro trabajadores (dos técnicos y dos agentes de seguridad), el coche tecnológico, como se le denomina, es el único de su tipo en el territorio y dispone de 16 máquinas que permiten acceder a los servicios como los que ofrecen los Joven Club de Computación y Electrónica en todo el país.

La inserción, sin embargo, de modernos simuladores de juego, es un elemento distintivo, cuya preferencia crece, sobre todo entre niños.

“Hay momentos en que están ocupadas todas las máquinas y es necesario esperar fuera a que se desocupen algunas capacidades, pero hasta ahora no ha habido problemas, los muchachos se comportan bien y pienso que, en general, cuidan los equipos”, opina Maikel Ramírez González, encargado de garantizar la seguridad de la instalación.

Un elemento, en cambio, llama la atención de quienes circulan cerca del lugar, y también de quienes acceden al coche, ya sea como usuarios o como trabajadores, y es la terminación que demandan las áreas exteriores, no solo en aras de una imagen mucho más agradable y culta, sino también por las incomodidades que crea el fango, al caer la lluvia sobre un material arcilloso, injertado allí durante la fase constructiva.

Muy bien le vendría, pues, alguna alternativa de acceso peatonal, quizás un poco de césped y ese sello de buen gusto que tan bien sabe acuñar el avileño cuando de verdad se lo propone, de manera que, desde su fija postura, el coche pueda rodar con mejor y más limpio paso sobre los rieles del saber y del esparcimiento.

Niños juegan en la computadoraLa apertura del coche devino oportuna opción para el verano


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar