¿Qué esperar de la venidera temporada ciclónica? (+Video)

Cuando el venidero primero de junio inicie la temporada ciclónica en nuestra área geográfica, muchos cubanos estarán más alertas al Caribe que de costumbre. El peligro del azote de un ciclón tropical se eleva significativamente en este período de tiempo, aun cuando en los últimos años la naturaleza se ha encaprichado en romper todo tipo de moldes al respecto.

¿Cómo se prevé que sea la temporada ciclónica que se avecina? Sobre este tema, dialogaron directivos de diversos organismos en la más reciente Mesa Redonda.

Prepararse: palabra de orden

Al inicio de la Mesa Redonda, la Dra. Miriam Teresita Llanes, jefa del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, explicó que, más allá de tormentas tropicales o huracanes, existen otros fenómenos peligrosos. Así, mencionó a las tormentas locales severas, las lluvias intensas, los tornados, las tormentas eléctricas o las inundaciones súbitas, como otros eventos climáticos que también merecen atención.

Sobre la próxima temporada ciclónica, que iniciará el venidero primero de junio y se extenderá hasta el 30 de noviembre, la especialista comentó que llega precedida por la formación en el Océano Atlántico de la tormenta subtropical Andrea. Según dijo, este es el quinto año consecutivo que se produce un sistema ciclónico fuera del período de la temporada.

La Jefa del Departamento de Pronósticos del Instituto de Meteorología explicó que para la nueva temporada ciclónica, los pronósticos prevén la ocurrencia de 11 tormentas tropicales o huracanes, aunque seis de ellos pudieran llegar a huracán. Asimismo, explicó que la probabilidad de afectación de un ciclón tropical a Cuba se ubica en un 40 por ciento.

“Sin embargo, esos números no son lo más importante, porque son pronósticos basados en las estadísticas y los modelos numéricos. Lo realmente vital es estar preparados y atentos a los avisos que emiten el Instituto de Meteorología y la Defensa Civil. Nadie sabe dónde ni cuándo se forma un ciclón, y una sola afectación para el país ya causaría daños.”

Sobre estos pronósticos, la especialista explicó que se basan en la presencia del evento El Niño Oscilación de Sur, enmarcado en la categoría de débil. Según dijo, el consenso de los modelos indica que se mantendrá así durante el verano, aunque algunos pronósticos prevén su posible continuidad hasta diciembre.

“El otro elemento de peso es la temperatura superficial del mar en el Océano Atlántico, con un comportamiento cercano a lo normal, pero ligeramente por debajo respecto a los valores históricos.”

De igual manera, Miriam Teresita Llanes recalcó que el período más activo de la temporada se enmarca desde finales de agosto hasta octubre. A su vez, recordó que los elementos más peligrosos de un ciclón tropical son las lluvias intensas, los vientos intensos, la marea de tormenta, las fuertes marejadas y los eventos que pueden ocurrir en la pared del ojo, donde generalmente ocurren los fenómenos más severos.

INSMET: Las fortalezas de un pronóstico

En otro momento de la Mesa Redonda, el Dr. Celso Pasos Alberdi, director del Instituto de Meteorología (INSMET), explicó la estructura de la institución y los mecanismos de trabajo. Así, dijo que existen ocho centros nacionales que juegan un papel vital en los sistemas de vigilancia y alerta temprana.

“Ahí están tanto el Centro de Pronósticos como el de Vigilancia Marina, de Física de la Atmósfera, o el encargado de calibrar y optimizar los instrumentos de medición, entre otros, y que entre todos contribuyen a la creación de modelos de predicción que aportan a los pronósticos.”

Asimismo, explicó que en Cuba existen 14 Centros Meteorológicos Provinciales, 68 estaciones convencionales y ocho radares meteorológicos. En total, el INSMET cuenta con 1404 trabajadores distribuidos en toda la Isla.

“Operamos siete sistemas de vigilancia y alerta temprana, que trabajan todo el año para evitar cualquier tipo de fenómenos extremos. Además, contamos con un procedimiento operativo, de conjunto con el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, para mantenernos vigilantes durante los 365 días del año.”

Para el Dr. Celso Pasos, una de las fortalezas de la Meteorología cubana radica en la efectividad de los pronósticos. Al respecto, dijo que el país lleva 13 años consecutivos con una efectividad por encima del 90 por ciento en sus predicciones climáticas. A solo poco más de una semana para el inicio de la temporada ciclónica, el INSMET tiene una efectividad del 93.2 por ciento, mientras los Centros Meteorológicos Provinciales también superan el 93 por ciento.

De ellos, el Director del Instituto de Meteorología destacó los existentes en Cienfuegos (96.8%), Pinar del Río (95.8%) y La Habana (95.1%).

Más adelante, explicó que el país realiza un trabajo para elevar la disposición tecnológica de todos los sistemas. Sobre los radares, Pasos Alberdi dijo que existe un programa para modernizarlos y este año instalarles tecnología Doppler a, al menos, dos más en el país.

“Llegamos a la temporada con nuestros radares en una situación superior a la del año pasado. Hoy todos funcionan y siete de ellos son visibles las 24 horas en Internet, lo que contribuye a la inmediatez de la información.”

Como otro aspecto a destacar, el directivo señaló la existencia de más de 30 estaciones meteorológicas automáticas, así como los progresos en la conectividad de las estaciones a Internet, los avances en el uso de la informática y las comunicaciones, y los proyectos para fortalecer constructivamente a varias estaciones del país.

Finalmente, dijo que existen ideas para ampliar la información meteorológica a través de la telefonía celular y la televisión digital, a tono con la política de informatización que vive el país y las experiencias vistas durante el azote de fenómenos como el huracán Irma o la tormenta subtropical Alberto.

Situación hidrológica favorable de cara al período lluvioso

Por su parte, el ingeniero Emilio Cosme Suárez, director general de gestión integrada del agua del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, valoró de favorable la situación de las reservas acuosas del país de cara a los meses venideros.

En este sentido, precisó que, hasta el 20 de mayo, el comportamiento de las lluvias está al 88 % de la media histórica, con 104, 8 milímetros de precipitación. En el caso de la región oriental, este indicador se encuentra a un 68 %, el centro a 102 % y occidente refleja un 94 %. “Las provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo son las menos favorecidas con un 33 % y 59 %, respectivamente, mientras que el resto de la región presenta valores cercanos a su media histórica. En el caso del centro, excepto Cienfuegos, registra acumulados por encima de lo habitual; y occidente ha recibido lluvias cercano a lo normal”, detalló.

Más adelante, el especialista afirmó que el país se encuentra en condiciones para enfrentar cualquier situación atmosférica, atendiendo a los valores acumulados de lluvia.

“El volumen embalsado asciende a 5015, 76 hm3, lo que equivale al 55 % de la capacidad total. Aunque disminuye en comparación con el mes de abril, es superior en 233 hm3 a la media para la fecha. Las provincias de menor llenado son La Habana, con apenas el 24 %; Ciego de Ávila, con un 35 %; Sancti Spíritus, con 36 %; y Guantánamo, con un 34 %."

Explicó también que se prevé un período lluvioso con precipitaciones cercanas a las normales, siendo occidente y centro los más favorecidos por los vaticinios.

¡Siempre alertas!

Sobre la actuación de la Defensa Civil ante fenómenos naturales que impactan al país, dialogó el Coronel Luis Ángel Macareño López, segundo jefe del Estado Mayor de la Defensa Civil.

En este sentido, alertó que no podemos estar ajenos a ningún evento climatológico que se forme en nuestra área geográfica, pues en los últimos años hemos sido testigos de cuan dañinos pueden ser. “Gracias al monitoreo constante, hemos protegido a unas 15 millones de personas, siendo Iván e Ike los ciclones que generaron mayor número de evacuados, con más de dos millones.”

Ponderó el sistema de alerta temprana, el que no solo permite mantener una estricta vigilancia sobre los fenómenos meteorológicos, sino que facilita la toma de decisiones oportunas para la protección de vidas humanas y evitar cuantiosos daños materiales.

“A partir de las más recientes experiencias, hemos visto que pueden ser afectadas varias provincias del país al mismo tiempo, lo que nos ha obligado a perfeccionar los procedimientos para la respuesta y recuperación ante ciclones tropicales y otros eventos hidrometeorológicos extremos.”

Macareño López también insistió en elevar la percepción de riesgo por parte de toda la población, para así evitar lamentables accidentes y pérdidas de vidas humanas.