Martes, 23 de octubre de 2018 4:21 PM

Lo que (de)muestran las aguas en Ciego de Ávila (+Video,Audio,Mapa)

Del manto freático al vaso que nos tomamos hay un trayecto por el que flotan ciertas interrogantes, mientras otras se ahogan

Si fuéramos a contar la historia desde sus inicios, habría que comenzarla hace 18 millones de años, cuando se formaron las rocas sobre las que se levantó Ciego de Ávila; formaciones del Mioceno por donde circulan las aguas subterráneas que nos bebemos. Esos acuíferos siguen perforando, incesantes, las rocas carbonatadas y muy cálcicas que los componen, disolviendo el carbonato de calcio y definiendo nuestra agua, abundante en minerales, tanto, que en algunas zonas de muestreo de la provincia los niveles detectados exceden la Norma Cubana Obligatoria 827, de 2017, que define los requisitos sanitarios que debe tener el agua potable.

Caricatura de Osval Pero si fuéramos a comenzar la historia más reciente, diríamos que hemos contaminado el medio ambiente; que el calentamiento global, el efecto invernadero y sus lluvias ácidas… y todo lo que cae de arriba, se filtra, también, por esas oquedades. Que, encima, los suelos de la provincia son, en gran medida, ferralíticos rojos, ideales porque drenan con facilidad y ayudan a contrarrestar la sequía, asimilando mejor que otros los aluviones de Irma y del mayo más lluvioso que recuerden nuestros abuelos —aunque no tan ideales para la calidad de esas aguas que extraeremos después, casi sin filtraciones naturales.

Tendríamos que mencionar, al menos, dos factores “sobrenaturales” que agravan el contexto de esta historia. Uno: el territorio no posee un sistema de tratamiento de residuales y, por tanto, las cañadas, las alcantarillas (donde las hay) los desechos humanos y animales… van al mismo manto del que “beben” las estaciones de bombeo, con escasas excepciones.

Dos: el 85% del balance de agua que administra la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico va hacia la Agricultura y eso significa que se riega… y se fertiliza en muchas áreas, y que parte de esa carga química fluye, luego, por dichos acuíferos, donde se ubican varias de las 150 estaciones de bombeo que existen en la provincia. De ellas sale, fundamentalmente, el 9% del agua que se destina a la población, pues Chambas y Tamarindo beben de embalses.

Hasta este capítulo de la trama, el agua no ha viajado por las añejas tuberías que necesitarían millones de dólares para dejar de serlo, no se ha cruzado en su camino con fosas que se hicieron más a "como pudieron" que a "como supieron". Ni la succión negativa —término con el que los especialistas explican la simple regla de que por donde mismo sale el agua “blanca” entra la negra, aun a metros de distancia— le ha introducido amebas en el intestino a una persona.

Todavía no ha caído en las cisternas que podrían sorprendernos si la única entidad encargada de su limpieza hiciera pública las imágenes de lo que ha visto las pírricas veces que la han contratado. Tampoco nadie ha ido a la consulta del urólogo que detectará litiasis renal y confirmará que casi el 90% de los cálculos que llegan a consulta tienen su origen en el calcio (y no en la cistina, la estruvita y el ácido úrico) y que ese calcio pudiera estar asociado al consumo de agua “dura”. Y ahí volvemos al inicio de esta historia: a las rocas de hace 18 millones de años.

Sin embargo, ahora se recuenta en presente porque los directivos de Recursos Hidráulicos, y de las entidades que se les subordinan, están al tanto de esta realidad; ya no solo de la dureza total del agua (presencia de carbonato de calcio y carbonato de magnesio) y sus valores máximos permisibles de 400 miligramos por litro (mg/l), sino de todos los elementos químicos, físicos, biológicos y radiológicos que definen un agua potable, sin peligro para la salud humana.

Por eso Invasor centra su historia en hechos reales y vigentes, aunque los resultados que se computan indiquen que en el nivel provincial —en la casi totalidad de los 525 puntos clave (lugares fijos, establecidos para recoger las muestras de agua que examina el laboratorio)— el agua es potable, y uno comience preguntándose: ¿Cómo entender tal resultado en medio del contexto actual? ¿Se falsean los datos o los malinterpretamos?

Agua en la calleHasta el 22 de mayo se habían reportado 6 377 salideros en la provincia y según el parte que emite Acueducto y Alcantarillado el 97,9% había sido resuelto. Pero muchos vuelven a destapar la crítica situación de las redes y a comprometer la calidad de las aguas. Y muchos ni se reportan

A CUENTAGOTAS

Por ironías “geográficas”, frente a la mismísima puerta de la Empresa Provincial de Acueducto y Alcantarillado, una casa “toma el agua de la calle” con una manguera que respira desde el fondo de un cuadrante donde el agua empozada casi casi le tapa la boca a la manguera y a Guillermo Núñez Trujillo, el director de Operaciones de esa entidad, que va hasta el lugar para demostrar que la que allí llega es potable.

“Bueeno, lo ideal no es que la red sea una manguera porque podría averiarse más fácil, y el agua estancada se comunicaría con la que entra…, esperemos a ver”, dice, vaticinando una posible contaminación que lo dejaría en entredicho. Pero no, la presencia del cloro en el agua (cloro residual) no es menor que 0,5 mg/l y, según la Norma Cubana, por debajo de ese valor sí habrían condiciones para que sobrevivan las bacterias, virus y parásitos. Por encima, sería muy improbable.

Guillermo lo confirma por la coloración que toma el agua al disolverse con el reactivo que lleva, un ensayo más eficaz que el que mide, a gran escala, el índice de potabilidad, parámetro que exige que, como mínimo, el 96% de todas las muestras tomadas en un mes tenga los valores normados de cloro residual. Los números, no obstante, podrían no decirlo todo.

En enero, febrero, marzo y abril de este año, el índice se mantuvo por encima del 96%, lo cual equivale a que en abril, por ejemplo, 14 dieran positivas; estuvieran contaminadas igual número en marzo; 17 en febrero; y 15 en enero. Aun así el resultado global fue aceptable, porque el total de exámenes superó cada mes los 380.

Varias preguntas trascienden, entonces, al dato general: ¿Dónde y cuántas personas estarían consumiendo un agua que no fue considerada potable? ¿Cuántas lo sabrían y adoptarían alguna medida? ¿Qué causas de la contaminación todavía persisten?

Trascienden, también, a Guillermo, quien no las responde y sugiere consultar con especialistas del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología (CPHEM) que recogen las muestras y las analizan en su laboratorio. Asegura, eso sí, que todas las aguas que fluyen por las redes (y se cargan en pipas) son cloradas y que cuando, a pesar de ello, los análisis bacteriológicos dan positivo muchas causas se “diluyen” en ellas.

La mayor agravante, considera, son los cruzamientos: cuando las aguas albañales terminan desembocando por las llaves del hogar porque “cualquiera viola una norma, pica una calle y hace una acometida sin respetar la distancia entre una red y otra, sin emplear las tuberías idóneas para el acueducto y el alcantarillado, que tienen que ser diferentes, hacen fosas que no cumplen los requisitos,” dice Guillermo, a sabiendas del vetusto estado de las redes, de que muchos no encuentran alternativas para respetar lo establecido. “Casi todos los cruzamientos están al sur de la ciudad cabecera, esa zona está…”, y mientras se ahorra los adjetivos con el suspenso de sus palabras, describe un panorama difícil de enfrentar a corto y mediano plazos.

El parte emitido por esa entidad el 8 de mayo de este año cifraba la complejidad: 904 fosas pendientes por limpiar y 47 limpiadas ese día con cuatro de los 10 carros que tienen, en papeles. No alude el informe a si esos depósitos representan, constructivamente, un foco de contaminación per se, pero cuando lo sean, la medida que intenta aplicar la empresa podría volverse un bumerán.

Escucha"Guillermo Núñez Trujillo, Empresa Provincial de Acueducto y Alcantarillado en Ciego de Ávila" en Spreaker.

Juan Carlos Verona Loyola, responsable del Programa de Agua del CPHEM, se entera de ella por INVASOR y se alarma, porque considera que ello empeoraría la ya complicada situación. “¿No limpiarlas hasta tanto cumplan con las normas? Eso sería peor”, se cuestiona, al tiempo que generaliza y aclara que, no obstante, la mayoría de los resultados siguen siendo favorables: sus análisis demuestran que la contaminación no compromete el porcentaje de potabilidad estipulado.

Allí lo analizan por semanas, y este mayo, por ejemplo, un mes complicadísimo por las lluvias que inundan de “todo” el manto, en el municipio de Ciro Redondo solo tres puntos dieron positivo a la bacteriología, los tres en el poblado de Santana. Tres, también, en Baraguá (uno en el poblado de San Francisco y dos en la cabecera municipal). Verona tampoco es muy explícito en revelaciones geográficas, aunque Invasor tuvo acceso a modelos de potabilidad que referencian todo 2017 y revelan los 5 000 exámenes efectuados y los 154 que resultaron positivos.

Lo que sí no podría mostrar documento alguno son las fuentes y acueductos que no pertenecen a la Delegación Provincial de Recursos Hidráulicos y, por tanto, al no tener contrato con el CPHEM quedan fuera de la vigilancia periódica. “Solo tomamos muestras si nos lo piden o si hay algún brote”, especifica Verona y menciona zonas que se abastecen con redes de la Agricultura y del Grupo AzCuba.

Un modo de complementar el análisis a pesar de este vacío podría estar en las estadísticas de la doctora Laydis Alemán Veloz, al frente del Programa de Enfermedades de Transmisión Digestiva, quien lleva a punta de lápiz la parasitología que se computa en los 16 laboratorios de Microbiología de esta provincia, donde “el 27,3% de los 17 033 estudios que se realizaron en el primer semestre de 2017 arrojaron parásitos (en lo fundamental amebas y giardias), y en igual período de este año el 24,3%”, comenta la especialista y asegura que esos valores relativos tienden a mantenerse, y si bien se asocian a la potabilidad del agua, los malos hábitos higiénicos aparecen como otra causa importante.

De modo que no todas las culpas las carga el agua, y las pretensiones de abarcar las causas y efectos de su contaminación se disuelven en innumerables “partículas” del caso avileño. Como su calidad trasciende los análisis bacteriológicos (y potabilidad no es lo mismo que potable, e implica una diferencia sustancial) se impone tocar otras puertas porque, ciertamente, el agua es insípida, incolora e inodora: hay mucho en ella que no se huele, no se ve y no se sabe; a menos que te sientes al lado de Haydée Leyva Pérez, la directora del laboratorio avileño, perteneciente a la Empresa Nacional de Análisis y Servicios Técnicos (ENAST).

Especialista de la ENASTMayda Abascal Medina, máster en Ciencias Químicas, lleva 36 años de trabajo y nada se le “diluye” en las aguas que llegan al laboratorio avileño de la ENAST

OTRAS FILTRACIONES

Bureau Veritas es una compañía francesa, autonombrada líder mundial de servicios de ensayo, inspección y certificación, y en Cuba solo cuatro laboratorios lograron vencer sus exquisiteces. El de la ENAST en Ciego de Ávila fue uno de ellos, y con semejante carta de presentación nadie se atrevería a imputar lo que emiten sus informes. Por eso, cuando Haydée habla de la presencia de Cloruro, Sulfato, Nitrato, Nitrito, Amonio, Magnesio, Calcio… o señala los valores de la turbidez, el color, la dureza total, la bacteriología, podría “ahorrarse” hasta el cuño que insiste poner para certificar la calidad del agua.

Ahora lo hace exprofeso, pues Invasor le ha pedido examinar muestras aleatorias y propias, para comparar algunas realidades y Haydée ha respondido con 20 tipos de ensayos a cada una de las cinco tomas que este diario propuso y que el técnico de laboratorio, Arley Marcelo García, realiza para asegurar la rigurosidad del ejercicio.

Cinco lugares contrastantes: La Casa del Agua, del reparto Vista Hermosa, que presume de vender la mejor agua de Ciego; un apartamento del reparto Ortiz, cuya agua viene de unos tanques que nunca han tenido tapa; el pozo de una vivienda en el reparto Aeropuerto, una zona rodeada de cochiqueras y sin alcantarillado ni redes; un pomo de Ciego Montero (para verificar etiquetas y comerciales); y un salidero de la Calle C, esquina a 6ta., en el reparto Rivas Fraga, cuyas impurezas, se presume, entran por donde mismo sale el agua que lo originó.

20 días después los resultados confirmarían lo que varios entrevistados habían dado por sentado: la Casa del Agua, ese negocio que aún no vende 1 000 litros de agua por día y posee una capacidad para purificar 10 000 diarios y someter a diferentes procesos el líquido —ozono, ósmosis inversa, microfiltros, luz ultravioleta, magnetizadores, lechos de carbón activado, magnetizadores— exhibe indicadores similares a Ciego Montero y su dureza total es incluso inferior a la de la marca cubana.

RobertoRoberto se plantea una interrogante: ¿Por qué nadie ha pensado en insertar su Casa del Agua (al estilo de cualquier minindustria avileña integrada a los beneficios estatales) en algún proyecto de desarrollo local, para beneficiar a comunidades que hoy consumen agua de menor calidad?

Pero decir que mientras más blanda sea el agua, mayores posibilidades tiene el individuo de evitar padecimientos renales, es una cosa; y decir que “el tratamiento magnético, el reordenamiento molecular, provoca esos choques entre moléculas que van destruyendo el cálculo”, es otra.

Así lo sostiene el urólogo Reinel Rodríguez Pastoriza, al frente de ese servicio en el Hospital Provincial Docente Doctor Antonio Luaces Iraola, quien —puesto al tanto de estudios que realizara el máster Roberto Jorge Sánchez (dueño de la planta de tratamiento) en el año 2013, cuando unos 50 pacientes tomaron durante un tiempo ese líquido y vieron reducir la magnitud de sus cálculos— cree que la ciencia debe ser aún más rigurosa.

Según el urólogo, debe considerarse mayor número de casos, y analizar otro grupo que no haya bebido esa agua para poder comparar y atribuirle el beneficio a la magnetizada. “Hasta hoy, los líderes mundiales que estudian el fenómeno siguen considerando que no hay una sustancia que se ingiera y destruya el cálculo. Lo que sí se conoce es que hay sustancias, medicamentos, que impiden que el cálculo siga creciendo y como un proceso natural la orina lo lame y llega el momento en que lo gasta”, enfatiza.

Por procesos naturales, también, es que podría explicarse que el agua del pozo examinado en el Aeropuerto no sea apta para el consumo. “Con semejante nivel de contaminación ni el cloro podría solucionar el asunto”, agrega Haydée. Asimismo, los valores de cloruro y nitrato confirman lo errado de cochiqueras cercanas a fuentes de agua, mientras que en el salidero de Rivas Fraga los exámenes corroboran que varios números exceden la norma cubana que define cuándo un agua es potable. El líquido que llegaba ese día a un edificio de Ortiz, cercano al cargadero de agua, mostró indicadores muy favorables; y no solo en su determinación de cloro residual (buscando contaminación) que practicaría Arley.

Sin embargo, las interpretaciones de cinco casos son, de igual forma, limitadas para entender un fenómeno diverso. No tanto así, las más de 1 000 que ya ha analizado el laboratorio de la ENAST en Ciego de Ávila en lo que va de año, o las opiniones del Máster en Ciencias, Reinaldo Rodríguez Martínez, especialista en Desarrollo y Manejo de los Recursos Hídricos, en la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico. Los boletines de la Red de Calidad de las Aguas (REDCAL) que emite Recursos Hidráulicos, al fin del período lluvioso o seco, llevan su autoría.

En uno de ellos, mayo de 2017, escribió: “Durante el período seco se detectaron 16 estaciones con presencia de amonio, ensayo que no se admite su presencia según la Norma Cubana 1021/ 2014. Se encuentra asociado a infiltración de aguas residuales provenientes de la cría de cerdos de manera intensiva y a asentamientos poblacionales sin red de alcantarillado, por lo que usan en el tratamiento de residuales fosas y letrinas.”

En otro, noviembre de ese mismo año dijo: “Al observar la distribución geográfica de las estaciones que presentan valores fuera de los límites establecidos en la NC1021/2014 en algunas de las determinaciones del ciclo del nitrógeno se puede constatar que se encuentran diseminados en todo el territorio lo cual pudiera estar asociado a la utilización de fertilizantes nitrogenados en la agricultura.”

Mapa

Ambas sustancias (amonio y nitrógeno) son perjudiciales para la salud; lo deja claro la Norma Cubana cuando establece que no puede haber presencia de una, y limita el porcentaje de la otra en el agua. Mientras, las causas que en Ciego de Ávila disparan sus indicadores (asentamientos, riego, desechos), aparecen como una constante difícil de modificar y el listado de 810 focos contaminantes que muestra Reinaldo deja entrever que la mayoría obedece a ese contexto.

Dentro de ellas, unos 150 representan mayor peligro por su cercanía. No es de extrañar, entonces, que los boletines de la REDCAL de 2018 puedan casi copiar los de 2017, y así sucesivamente.
Lo que sí resulta “extraño”, a estas alturas, es que con tanta supervisión y control nadie vele por la calidad de las aguas que almacenan las cisternas, como si durante el trayecto del manto freático al vaso, millones de metros cúbicos no se envasaran allí.

En el reglamento de los edificios multifamiliares que muestra la Dirección Provincial de la Vivienda solo aparece la palabra cisterna como indicio de área común, de los vecinos. En el resto de los lugares, es obvio que el propietario responde. Pero ALCONA, la Comercializadora de Productos y Excedentes Silvestres de la Naturaleza, que en 2010 sumó a su objeto social el Saneamiento Ambiental, y que posee la única brigada del territorio encargada de limpiar las cisternas, no puede ser contratada por personas naturales. Opera con cheques.

Y a juzgar por lo que cuenta la representante comercial en el territorio central, Mariana Dalmau González, opera muy poco, porque este año solo tiene tres contratos: la Empresa Comercializadora de Medicamentos en este territorio, la Empresa Cárnica, y la Universidad de Ciego de Ávila Máximo Gómez Báez, tienen intención de limpiar sus cisternas.

Un día el Hospital solicitó el servicio y nunca más lo ha vuelto a hacer. Mariana insiste en que cada vez son menos los contratos de ALCONA, si bien las normas establecen que una cisterna debe limpiarse cada seis meses. “Tenemos los productos biodegradables, las motobombas, las mangueras… y los costos oscilan, de acuerdo con los metros cúbicos, entre 1 542.00 pesos y 5 551.00. ¿Que a algunas entidades les podría resultar caro? ¿Y cuánto cuesta la salud?”, increpa Mariana.

Esa misma pregunta, en sentido más amplio, podrían estar haciéndosela muchos ahora. Los que no pueden comprar —cuando hay— un filtro en las tiendas recaudadoras de divisa (porque es caro); los que no adquieren el Hipoclorito en las farmacias (que es barato) o no la hierven en el hogar (que es fácil); los que no la pagan en la Casa del Agua, con precios muy inferiores a Ciego Montero; los que con sus acciones le restan calidad y los que “sin comerla ni beberla” reciben un líquido que no es óptimo, aun sin microorganismos patógenos en él.

Los que sí la hierven o cloran y, además, filtran (que es lo recomendable)… Nadie escapa a las “tempestades” que empezaron hace 18 millones de años, aunque el especialista principal en Dirección y Manejo de Recursos Hídricos, Rafael González-Abreu, comience contando esa historia, tan fácil como tomarse un vaso de agua.


Comentarios  

# Ernesto René Salcedo Rocha . 16-07-2018 16:42
Katía te felicito .
Nadie en la provincia ha realizado una investigación periodística de esta naturaleza, donde se articulan los organismos y sectores que tienen en su objeto social , vigilar que el agua de consumo humano , cumpla los parámetros establecidos .Añado que las polticas públicas en la provincia para el manejo de residuales está carente del trabajho en equipo , de análisis y toma de decisiones que tiene un impacto psotivo o negativo en la salud humana y animal .Considero que sería prudente incorporar al CITMA , en esta investigación integradora que has hecho .
Los contaminantes en la provincia van en aumento por el desarrollo de la ganadería porcina , los paquetes tecnológicos de determinados cultivos , que son muy agresivos a la salud humana, y sugiero deben vigilarse para evitar males mayores .
Si te comento que a mediados de la década de 1980 , un grupo mde especialistas en salud , nos preocupamos por el número de casos de litiasis renales y se iniciaron algunos estudios epidemiológicos y microbiológicos en este tema .....Pero fuimos tildados de locos y románticos , que no había presupuesto para detrminadas sugerencias relalizadas al respeto .
En realidad hay plantas para tratar el agua y que sea más blanda , porque el gasto en medicamentos , días dejados de laboral por actos quirúrgicos , complicaciones médicas , el impacto en la salud y en la familia en este tema , que se debe hacer el estudio real y concreto y buscar soliones integradas con un enfoque Multidisplinario e Intersectorial , CON SOSTENIBILIDAD....Para enfrentar lo aquí puesto en el IMAGINARIO de la Población Y personas que Trabajan en ESTE TEMA TAN NECESARIO E IMPORTANTE PARA LA SALUD HUMANA .
De más está decir , que hay que buscar alternativas de soplción por proyectos Internacionales etc , para enfrentar el tema de los contaminantes en el agua y solucionar la mejora del sistema de abasto de agua de calidad de la provincia .
Te comenta una persona que en la décadas del 1980 , cargaba un proyector de 16 mm, e iba a las comunidades a trabajar en el Proyecto de aguas seguras de lñas mismas , Auspiciado de UNICEF Y EL GOBIERNO CUBANO Y ACUEDUCTA .Toqué eso con la mano , siendo psicólogo , pero estaba al frente de la llamda entonces Vice Dirección de Educación para la salud ....Nada algo que mucho no ha intereado algunos ....aquí están las consecuencias .
Especilalistas desde cirugía general , urología y clínicos , epidemiológos e higienistas se han preocupado por este tema ...PERO FALTA LA INTEGRACIÓN CON UN ENFOQUE DE SISTEMA .
Ese es mi criterio de 32 años trabajando para la salud del pueblo avileño .
Te admiro , tú visión y acción investigadora , Excelente trabajo .

Prof Ernesto René Salcedo R.
Responder | Responder con una citación | Citar
# UnKnown 18-07-2018 10:16
Este trabajo me gustó mucho, principalmente porque refleja algunas cosas que desde hace mucho tiempo vienen ocurriendo y además, en un momento determinado incluso llegué a plantear al nivel que me correspondía y nunca vi que se hiciera caso al respecto. Yo no soy especialista en el tema del agua ni de la salud, pero si me acuerdo las veces que hablé de los salideros y que por donde mismo salía el agua, entraba agua sucia y que por ello consideraba que medio mundo en Cuba estaba tomando agua contaminada aunque a simple vista se viera clara y transparente.
Este trabajo que usted ha realizado, debería tomarse como referencia para otros puntos de partida muy importantes, porque involucra algo tan sensible como es la salud pública y que todo el mundo sabe, ni es tan buena ni tan transparente como a veces se idealiza. En términos de frecuencia, debería ponerse un artículo como este, a la par de las veces que se publica algo relacionado con la baja mortalidad infantil, que indudablemente resulta un logro de nuestro país por la atención a la futura madre y a su bebé, etc.
Jamás me cansaré de repetir que en nuestro país la salud pública es gratis, pero más gratis todavía es la cochinada y la puercada, y que deben ponerse como uno de nuestros grandes logros, de conjunto con la educación y todo eso hermoso que siempre preferimos decir, supongo porque resulta más cómodo y agradable. Que yo vaya al hospital a atenderme sin costo alguno, puede ser cosa de un día, 2 horas (gratis x 2 horas), pero que me encuentre expuesto a problemas inherentes al agua sin la calidad requerida, puede ser todos los días y a eso debe añadirse los vertederos de basura, la gente criando cerdos por dondequiera, etc, etc, etc. TODO UNA ESPLÉNDIDA Y ASQUEROSA COCHINADA, y francamente dentro de las cosas que proliferan con mayor frecuencia y naturalidad en nuestro país, muchas se relacionan con atentar de alguna manera contra la higiene.
Coincido con el comentario publicado por el forista Ernesto René Salcedo Rocha.
Este artículo no es ni para que se publicara en Invasor aunque es cierto que habla estrictamente de Ciego de Ávila; yo lo pusiera en el Granma y en el Juventud Rebelde, con la invitación a que en cada provincia se hiciera un artículo similar.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Julio Valentin 19-07-2018 12:51
Es un excelente trabajo, como nos hacen falta para llevar a cabo esta pasiente labor de educación ambiental. Solo añadir que si se hace en mi municipio, Florencia, los muestreos serían aún mas alarmantes.
Por sobre todas las cosas lo considero un llamado de atención a todos nuestros ciudadanos, que somos los dueños de nuestro medioambiente y en muy en particular de su cuidado. Por eso convoco a todos y todas a que antes de inculpar a instituciones y colgar el cartelito de responsables, nos miremos por dentro y comencemos por respetar a nuestra madre naturaleza.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Katia 20-07-2018 07:24
Julio ha dicho una gran verdad. Aunque muchas instituciones poseen focos contaminantes y vierten irrespetando normas, muchossssssss avileños contaminan el manto con sus "costumbres", sin pensar que luego tomarán agua de ahí mismo. Creo que nos falta mucha educación ambiental. Gracias por comentar
Responder | Responder con una citación | Citar
# Katia 20-07-2018 07:32
Julio, ciertamente no dudo de que en Florencia las muestren den "alteradas" en varios puntos donde la gente cría un cerdo a escasísimos metros de un pozo. HAy estudios que demuestran y calculan, por el tipo de suelo y distancia, qué tiempo demora en llegar el desecho al pozo, créeme que no es un tiempo largo. La gente está tomando de su propia irresponsabilidad, lamentablemente.
Responder | Responder con una citación | Citar
# senelio ceballos 19-07-2018 14:41
Saludos Lic.KATIA...Me he leido vuestro articulo con mucha satisfaccion!!..BRAVO!!...Solo le agregaria unas frases.... TRABAJAR la hidraulica..es como jugar con FUEGO!!!!....Ud sabe y muchos de los que nos leen que fui por muchos annos del grupo VOLUNTAD HIDRAULICA......Le puedo decir con toda garantia...Los cubanos somos Buenos constructors de obras hidraulicas...PERO MUY MAL explotadores y conservadores del AGUA!!!
Responder | Responder con una citación | Citar
# Alina Lòpez Ochoa 19-07-2018 19:29
Excelente trabajo, ese es el periodismo que que exige #Cuba, felicitaciones colega!!!
Responder | Responder con una citación | Citar
# Katia 20-07-2018 07:49
Gracias por sus felicitaciones Alina, ese es también el periodismo que estimula Invasor y que me place escribir
Responder | Responder con una citación | Citar
# Katia 20-07-2018 07:14
Ernesto René, gracias por su comentario y sus elogios. Ciertamente existen plantas de tratamiento para que el agua se más blanda. acá se está pensando instalar una, pero como no está concretada la idea todavía, no se ha importado aun, preferí esperar a que la noticia fuera un hecho. Sobre los otros problemas que presenta el agua, no veo solución posible, a menos que se tengan millones y millones y una conciencia ambiental que aquí no poseemos. Gracias por sus siempre-comentarios.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Katia 20-07-2018 07:19
UnKnow, si se percata, Invasor está apostando por publicar artículos de este corte, con la frecuencia posible; que depende más de las posibilidades del periodista que del interés del medio que estimula cada vez más, este tipo de materiales. Gracias por su comentario. Esperemos que quizás lo replique Cubadebate y otros territorios se sientan identificados, aunque la mayoría de las provincias bebe agua de embalse (que tiene otros problemas)Creo que solo Matanzas, Ciego, Holguín y La Habana "beben" del manto freático. Saludos
Responder | Responder con una citación | Citar
# barbaro martinez 24-07-2018 12:17
y que hacemos con el agua de La Turbina en el parque de la ciudad, donde niños pescan y se bañan ???????
se sabe que nivel de contaminacion existe ?

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar
# barbaro martinez 24-07-2018 12:20
y el agua que venden en la CASA del AGUA ,esta descontaminada ?
pues a partir de HOY solo tomo agua de alli.

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar