Sábado, 23 de marzo de 2019 2:48 PM

Gran diversidad biológica distingue a la cayería norte cubana

Una variada flora y fauna terrestre distinguen a los cayos del litoral norte de la región central de la Isla, donde existen valores paisajísticos notables y una alta diversidad de aves, algunas, únicas de Cuba.

Los cayos Coco, Guillermo y Paredón Grande están considerados entre las áreas de la avifauna más importantes de la nación caribeña, allí habitan alrededor de 260 especies de aves, el 64 por ciento de las registradas en el país.

La observación de aves por senderos ecológicos, se ha convertido en una preferencia de los turistas que visitan el polo de recreo Jardines del Rey, enclavado en los cayos del norte de la provincia de Ciego de Avila.

Muy común en las arboledas es observar algunas joyas endémicas cubanas como el cabrerito de la ciénaga, cartacuba, sinsoncillo, negrito, sinsonte prieto, pechero y el víreo de las Bahamas, subespecie autóctona del lugar.

Para el visitante es emotivo el encuentro con el coco o ibis blanco, un pájaro larguirucho que da nombre a uno de los islotes.
Igualmente, se localiza el Ibis prieto, que tiene sus alas negra, la sevilla y el guariao, este último muy frecuente en las sabanas cubanas.

Pero lo más llamativo son las bandadas de flamenco rosado que se observan desde el pedraplén (vía sobre el mar) que une a la cayería con tierra firme, pues a la entrada de Cayo Coco, tienen su hábitat una de las mayores colonias del atractivo plumífero.

Los principales islotes de los Jardines del Rey abrigan abundancia de moluscos, reptiles, arácnidos, anfibios, quelonios, peces e insectos, entre otros tipos de animales.

Una de las exclusividades de la fauna en la región turística es el chipojo azul o caguayo azul, que tiene su guarida en el sitio La Guira, en Cayo Coco, el cual, además, se registra en Cayo Santa María.

Descubierto por especialistas del Centro de Investigaciones de Ecosistemas Costeros, el animalito mide 25 centímetros de largo y sale una vez al día, siempre, al mediodía, posado en cualquier tipo de árbol alto.

En ese medio también viven chipojos verdes, amarillos, y aves como los carpinteros verdes (los más pequeño), el escapulario y el jabao, este último, principalmente, en la Palma Real (árbol nacional de Cuba), donde hacen sus nidos.

La iguana, uno de los primeros pobladores de la Isla desde hace 40 millones de años, es otra especie muy frecuente en cualquier parte de la cayería norte avileña.

Dentro de las variedades más carismáticas del reino animal que habitan en esos parajes, está el Majá de Santa María, el ofidio más grande de la Mayor de las Antillas.

Luego del gran impacto que ocasionó el huracán Irma a la flora y la fauna del lugar, hoy, a más de un año de ese suceso, se aprecia un restablecimiento total del ecosistema y cada animalito retornó a su espacio.

La gran diversidad biológica existente en los cayos de Jardines del Rey, es una de las atracciones de los cientos de turistas que cada año llegan al balneario cubano para disfrutar de una naturaleza sana y bien conservada.


Comentarios  

# Antonio García Quintas 03-10-2018 09:22
En más de una ocasión me he referido a incongruencias en la información científica ambiental que se divulga. Este artículo presenta datos incorrectos sobre especies endémicas. Además, no se ha comprobado una recuperación total de los ecosistemas después de Irma. De hecho, aún hay severas afectaciones que algunas especies no han logrado superar. Actualmente se investiga en ese sentido pero no se puede afirmar lo que no se conoce. Sugiero a la prensa que antes de presentar trabajos de este tipo se consulte a los especialistas.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar