Miércoles, 15 de agosto de 2018 2:46 AM

En la mira poblados costeros de Ciego de Ávila

Cuando el término cambio climático se escuchó por vez primera, hacía tiempo que sus efectos incidían sobre el planeta para dar fe a las palabras de Fidel Castro en la Cumbre de la Tierra de 1992, en Río de Janeiro.

Para 2050, una porción de los litorales Norte y Sur de Ciego de Ávila será absorbida por el mar, por lo que los poblados de Punta Alegre, Máximo Gómez y Júcaro están en la mira de la Tarea Vida, plan del Estado para el enfrentamiento al cambio climático.

Instituciones y organismos políticos y de masas de la provincia están enfocados en la materialización de proyectos que, a corto, mediano, largo y muy largo plazos, se revertirán en beneficios para la población avileña residente cerca de las costas y obligada a abandonar sus hogares para salvaguardar sus vidas.

Entre los propósitos, está la construcción de nuevas edificaciones en el asentamiento Macizo Cañero, ubicado entre la Cooperativa de Producción Agropecuaria Ramón Domínguez de La Peña y el antiguo poblado de Gato Prieto, en Venezuela, donde residirán, en primera instancia, pobladores de Júcaro que no puedan asumir la fabricación de sus viviendas.

Las casas cercanas a la costa de Punta Alegre, se reubicarán hacia las zonas elevadas de la comunidad, favorecida por la altura de sus suelos.

Resulta alarmante cómo en estos poblados aún existe quien no conoce acerca de la Tarea Vida y del peligro que correrían sus vidas si permanecen en sus actuales moradas.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar