Martes, 22 de mayo de 2018 9:28 AM

Elevada la temperatura media anual de Cuba en 2017

Durante 2017 la temperatura media anual de Cuba constituyó la duodécima más alta desde 1951, reveló el Boletín de la Vigilancia del Clima en su resumen del año.

En general, alcanzó un valor de 0.53 °C por encima de la media histórica del período 1961-1990, que llegó a ser de 25.49 °C, según la publicación del Instituto de Meteorología.

De tal forma, añadió, 2017 contribuyó a acentuar la tendencia al incremento de la temperatura media anual en el país, donde hubo un año caluroso, caracterizado por anomalías en la mayoría de los meses, principalmente en enero y febrero, así como de junio a septiembre.

Señaló el establecimiento de varios récords de temperatura máxima en las estaciones meteorológicas cubanas, sobre todo en junio, julio y agosto, que resultaron nuevamente los más candentes con temperaturas medias superiores a los 28 °C, siendo agosto el más ardoroso del año.

El verano se caracterizó, especificó el Boletín de la Vigilancia del Clima, por el predominio de tales sensaciones, cuando hubo días con condiciones de calor intenso, mayoritariamente, en julio y agosto.

En los meses correspondientes al período invernal las sensaciones térmicas oscilaron entre confortables y frescas.

Además, ese año se caracterizó por presentar bajos indicadores o ausencia de extremos fríos de enero a marzo y un comportamiento cercano a la media de septiembre a diciembre.

Aclaró el Boletín de la Vigilancia del Clima que los extremos cálidos durante las noches fueron frecuentes de mayo a agosto, pero los eventos extremos de precipitaciones en uno y cinco días consecutivos se presentaron de abril a septiembre.

Según sus estadísticas, en el año natural (enero-diciembre), el cuatro por ciento de toda el área geográfica de Cuba mostró déficit en los acumulados de las lluvias.

Tal situación dio lugar a que en el uno por ciento hubiera afectación de sequía meteorológica de corto período, definida de severa a extrema, otro uno por ciento moderada y el dos por ciento débil, particularmente en las provincias de Artemisa y Granma y el municipio especial Isla de la Juventud.

Los municipios de Consolación del Sur y Los Palacios, en Pinar del Rio, padecieron en más de un 25 por ciento de sus áreas por sequía de moderada a extrema.

Un análisis del Boletín de la Vigilancia del Clima sobre el comportamiento de las precipitaciones en el periodo lluvioso mayo–octubre, indicó que se acumuló el 74 por ciento del total de lluvia anual, y un siete por ciento de su área recibió el impacto de la sequía meteorológica.

Según la publicación, en ese índice el uno por ciento se definió de sequía severa a extrema, el dos por ciento de moderada y el cuatro por ciento débil.

Las zonas con mayor impacto en ese sentido se ubicaron en las provincias de Granma, Santiago de Cuba, Guantánamo y el municipio especial Isla de la Juventud.

Cuatro municipios presentaron más de un 25 por ciento de sus áreas dañadas con sequía de moderada a extrema: San Luis (Santiago de Cuba), Isla de la Juventud, Baracoa (Guantánamo) y Buey Arriba (Granma).


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar