Ciego de Ávila: tasar la vida

Sobre malos augurios y elevados índices de morbilidad se irguió la tasa de mortalidad infantil en Ciego de Ávila, que cerró este primer semestre con el saldo positivo de 3,4 por cada 1000 nacidos vivos, cifra por debajo de la media nacional y acorde a los propósitos del país, que se ha planteado el reto de lograr este año un número inferior al mínimo histórico de 4,0 registrado en 2017.

• Conozca como cerró la provincia en 2017

En esta etapa se reportaron ocho defunciones asociadas a defectos congénitos no diagnosticables de modo prenatal, por lo que la doctora Sara María Herrera Oliva, responsable del Programa Materno Infantil (PAMI) en el territorio, llama la atención sobre la importancia del trabajo de promoción y prevención de Salud, así como del papel protagónico de la Atención Primaria de Salud en la reducción de las complicaciones durante el embarazo y el nacimiento.

Para acercarnos a estos necesidades se han actualizado los protocolos de atención y entre las acciones más efectivas ha estado la reciente introducción de la flujometría doppler que permite evaluar la irrigación sanguínea del feto.

Las tasas de mortalidad preescolar (1 a 4 años) y escolar (1 a 14 años) se mantienen en 3 y 1, 7 respectivamente, y la materna muestra un fallecimiento por causa indirecta.

Si bien los nacimientos rondan los 2 345 —121 más que en el pasado semestre— sigue siendo baja la natalidad y, en esta apretada lid donde los números significan vidas, y al menor imprevisto se desajustan los indicadores.

Hasta la fecha mantiene en vilo a los especialistas el índice de bajo peso al nacer, cifrado en 5,33 por cada 100 nacimientos, cuando la meta es cinco. Los municipios con más incidencia son Venezuela, Bolivia, Ciro Redondo y Morón, y desde las oficinas del PAMI se describe la prematuridad como una de las causas fundamentales, aun cuando estas son multifactoriales y variables en dependencia de la complejidad de cada caso.

De cara al trimestre agosto-octubre, fecha en que tradicionalmente aumentan la natalidad y la morbilidad, vale la alerta y el empeño para que cada guarismo entrañe, únicamente, alegrías.