Viernes, 14 de diciembre de 2018 10:17 AM

Sin rodeos (29 de noviembre de 2018)

INTERRUPTOR EN FALTA

“Los clientes asociados al circuito No. Ocho, de la ciudad cabecera, han sufrido afectaciones que han sido superiores, en cantidad y en duración, al comportamiento normal de las redes”, reconoce la Dirección General de la Empresa Eléctrica Ciego de Ávila, pero aclara que las de este año “han sido fundamentalmente no planificadas (interrupciones por averías), lo que hace imposible el anuncio previo a la población a través de los medios (…). La información en tiempo real se ofrece a través del número 18 888”. Agrega la respuesta a la nota Falta el aviso (Sin Rodeos, 10 de noviembre) que una avería del interruptor de la subestación constituye la principal causa de esta problemática, la cual “originó bajo voltaje en una parte del circuito, en dos ocasiones, dañando equipos eléctricos. Los afectados se atendieron por la Oficina de daños a la propiedad y (…), en su mayoría, los daños han sido resarcidos”. El citado interruptor “no se ha sustituido, por no existir en el país”. (FILIBERTO)

PELIGRO NOCTURNO

Ernesto Alejo, residente en el edificio Nueve, refiere una preocupación de muchos en Gaspar, cabecera del municipio de Baraguá: en horas de la noche permanece a oscuras la doble vía que conecta a dicha localidad con El Centro. A pesar de los esfuerzos que hace unos años se hicieron para instalar luminarias en esa concurrida vía, ahora resulta peligrosa, sobre todo, para el tránsito de peatones. (CARVAJAL)

DOBLE RIESGO

En la calle Ocho, del reparto Carrazana, de la ciudad de Morón, hace más de un año existe un salidero de aguas de albañales que afecta, en mayor medida, a quienes viven entre las vías C y Alfredo Díaz. Para colmo, en esa área existe un basurero que, durante los fines de semana, alcanza enormes volúmenes de desechos, los cuales se extienden hasta los teléfonos públicos aledaños. Llamar en tan adversas condiciones es, prácticamente, un riesgo a la salud. (TRIANA)

CASI PISCINA

Un hueco de proporciones considerables se une al derrame de la cañada cercana para hacer de la calle Fernando Callejas, esquina a J, en la Ciudad de los Portales, un lugar poco menos que intransitable. Relata la lectora Margarita Pina Leiva, quien vive en el inmueble 222 de J, que hace unos dos meses la Gestora de Acueducto y Alcantarillado le entregó el documento donde constaba que el problema había sido resuelto para que lo firmara, a lo que se rehusó; desde entonces, el simulacro de piscina sigue igual o peor, a pesar de las gestiones del vecindario. (ALEXEY)


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar