Sin rodeos (16 de agosto de 2018)

SIN FIN

De poco valen los esfuerzos de la Dirección de Comunales y el Poder Popular en el municipio de Baraguá por eliminar el vertimiento de desechos sólidos al borde de la carretera Gaspar-Primero de Enero, si persisten los irresponsables en situarlos al pie de la vía asfaltada, a solo unos kilómetros del asentamiento situado en El Centro. (FILIBERTO)

LA LEYENDA DE LA SED

Parecen narrarla los vecinos de los cuatro apartamentos sitos en Libertad, No. 2, frente al parque Martí y en los altos del bar La Leyenda, pues se quejan de la continua escasez del vital líquido en sus moradas. Explican que el suministro previsto es en días alternos, “pero es cuando menos nos llega a la cisterna. (…) Resulta contradictorio que, a pesar de las tantas lluvias, sea necesario hacer planteamientos como este; pero los afectados somos nosotros: niños, trabajadores y personas de la tercera edad”. (CARVAJAL)

NOSOTROS PRIMERO

A tiempo estamos de impedir que, en el parque del poblado de Guayacanes, en el municipio de Majagua, se haga algo más en contra del deteriorado busto que perpetúa la memoria histórica de nuestro Héroe Nacional. Me refiero a que allí se instaló una zona Wi-Fi y, quizás, aparezca algún malintencionado que aproveche, además, la ausencia de luces en el lugar para hacer de las suyas. (ALEXEY)

CERCO EN CASA

Teresa Salazar Benítez, residente en el Edificio 10, entre 5ta y carretera a Morón, en la ciudad de Ciego de Ávila, escribe a Sin Rodeos, alarmada por una tupición: “Vivo en el apartamento 18, primer piso; desde que empezó esta situación no puedo abrir ni puertas ni ventanas ante el enjambre de mosquitos, moscas y otros”. “Lo que tengo enfrente es un pantano y foco de epidemias”, agrega la demandante, de 60 años y al cuidado de dos niños mientras su hija cumple misión internacionalista en Brasil. (FILIBERTO)

OJALÁ

Griselda Hernández Padrón adquirió dos paquetes de papas prefritas en mal estado en Frutávila y no perdió tiempo: cursó quejas a Invasor y al Combinado Industrial de Ceballos, entidad que ofreció, a domicilio, una solución rápida. “He quedado muy complacida por el interés en dar solución tanto por los compañeros del área Comercial, como por los de Control de la Calidad. Ojalá todos los organismos y empresas actuaran así”, comenta Griselda y Sin Rodeos lo reitera. (CARVAJAL)