Sin rodeos (14 de junio de 2018)

CONSULTORIO ENCUENTRA RESPUESTA

En respuesta a la nota Consultorio en espera, publicada en esta sección el sábado 7 de abril, que aludía a afectaciones en la calidad de los servicios de salud por las condiciones de hacinamiento existentes en el Consultorio No. 4 en el poblado de Tamarindo, Florencia, Agnerys Cruz Rodríguez, directora municipal de Salud, en una detallada carta de respuesta explicó que el paso del huracán Irma afectó la cubierta de zinc recién colocada a este inmueble y se sumó a los otros 22 dañados en el territorio. Desde entonces, el municipio ha encaminado sus esfuerzos al cumplimiento de las obras previstas en los Planes de Reparación y Mantenimiento y en la recuperación de los daños dejados por el huracán, de acuerdo a prioridades establecidas según el número de población afectada, por lo que esta unidad, reubicada desde meses antes en el Policlínico Ernesto Che Guevara y sin afectaciones en el servicio, debió esperar. Actualmente se le ha colocado cubierta nueva y los trabajos se reiniciarán en el segundo trimestre del año en curso. Sin embargo, no quedaron claros los porqués de los atrasos que impidieron que, en el Plan de Reparación y Mantenimiento de 2016 ni el primer trimestre de 2017 —cuando estaba previsto—, viera la luz su inauguración. (AILÉN)

MALTRATO IMPUNE

Maritza Guevara Álvarez, residente en el Edificio 15 apartamento 24 del municipio Bolivia, se cuestiona hasta cuándo va a reinar el maltrato a los clientes que tiene lugar en las unidades del Comercio y la Gastronomía de este municipio y la sucursal del Banco de Crédito y Comercio (BANDEC) ubicada allí, donde no solo se irrespetan horarios, sino que “hasta hacer una pregunta molesta a quien te atiende”, y pregunta entonces la lectora, “¿acaso los responsables de velar por el buen servicio no lo ven también?” (MARTÍNEZ)

MÁS DE TRES MESES Y...

Parece que a nadie le duele que, en ese período de tiempo, la cisterna del Hospital Provincial Doctor Antonio Luaces Iraola, en plena capital provincial, a través de una tubería, vierte agua potable a un tanque del servicio de Oftalmología que se encuentra desfondado por lo que, como mismo le entra el preciado líquido, este se derrama, y corre por el lateral de la nueva rampa de la Policlínica de Especialidades hasta la reguera de calle Serafín Sánchez rumbo al centro de la ciudad, afectando a pacientes, acompañantes y población en general. (FILIBERTO)