Martes, 21 de mayo de 2019 5:00 AM

Pitágoras en siglo XXI

Que el muchacho era inteligente, eso ya lo sabíamos desde el 2012, cuando Invasor publicaba la noticia de su asistencia a la Olimpiada Iberoamericana de Física (OIbF), a celebrarse en Granada, provincia de España. Por esa fecha, las cuentas quedaron muy claras: Alejandro estaba “escapa´o”.

Sus padres lo supieron mucho antes, como es lógico, luego la familia, y, por último, la escuela, aunque, tal vez, el orden de estos factores pudo alterarse, porque bien sabemos que es allí donde se estimula el talento de las personas.

Alejandro Lázaro Alfonso Yero tiene en su recorrido como estudiante más reconocimientos, concursos y olimpiadas que años en las costillas. Primero fue la Matemática, porque siempre le gustaron los números, luego la Física, estudiándola por libros rusos hasta convertirla en uno de sus entretenimientos.

“Recuerdo que en la secundaria siempre estaba participando en los concursos y muchas veces me pasó que me enteraba de ellos el mismo día que se hacían, entonces no tenía tiempo para prepararme. Luego, cuando ingreso al Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) Cándido González Morales, decido formar parte del aula de Física, casi sin saber lo que era, pero estaba seguro de que me iba a interesar.”

Un buen día, uno de los profesores preguntó en el aula por aquellos que querían ser concursantes y a él se le ocurrió levantar la mano, al fin y al cabo, gracias a esos certámenes había nacido su gusto por las ciencias. Comenzaron los entrenamientos con el “Chino”, profesor del que habla con mucha gratitud, y tuvo que sustituir las jornadas de trabajo en el campo por experimentos en laboratorios, leyes de Newton y constantes.

Así transcurrieron el décimo y el onceno grados. Comenzaron a llamarlo Pitágoras, como el primer matemático puro de la antigua Grecia, por su inteligencia y porque también es puro.

El tercer año del preuniversitario fue diferente. Por su medalla de plata en el concurso nacional integró la preselección para la OIbF que entrenaría en La Habana. Con el apoyo incondicional de sus padres, viajó a la capital, donde pasó un mes entrenando y otro examinándose, tiempo en que se definió como el único cubano que asistiría a la Olimpiada ese año.

“Por cuestiones de presupuesto, el Ministerio de Educación envió a un solo estudiante, acompañado de su profesor, aunque la incertidumbre del viaje estuvo hasta casi dos días antes de concretarse. A eso súmale que los horarios de los pasajes nos impidieron estar el día de la inauguración y el de la clausura.

La Olimpiada tuvo dos días de prueba, una teórica y la otra práctica, donde participaron estudiantes de España, Portugal y varios países de América Latina. Como no pudimos estar para la premiación, el día que regresamos para Cuba mi profesor me dijo que había logrado la plata. Aún guardo el reconocimiento que me enviaron por correo, pero sigo esperando la medalla.”

Alejandro continuó el camino hacia la profesionalización con la carrera de Ingeniería Automática, que estudió en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas. Hasta allá llegó su sobrenombre de Pitágoras, pero, para hacerlo más corto, comenzaron a llamarlo Pita.

— ¿Por qué estudiar Ingeniería Automática?

— Siempre he visto la Matemática y la Física como un pasatiempo, entonces no quería que, al estudiarlas y hacerlas mi profesión, se convirtieran en una obligación para mí. Durante los cinco años de estudio encontré en la Programación otro entretenimiento y me enfoqué en estudiar la carrera.

Como es de suponer, los concursos no dejaron de estar en su vida, año tras año, tiempo en que el medallero sumaba preseas, tanto como lo hacen los de los deportistas más consagrados, pero cuando vio que en quinto año se le acababan las posibilidades de competir, hizo lo que en estos casos también hacen los atletas: entrenar a otros.

“Haciendo mi tesis me di cuenta de que me sobraba el tiempo y quise regresar al IPVCE como entrenador de estudiantes concursantes. Hasta hoy, aunque trabajo en la División Territorial de Comercialización de Combustibles Ciego de Ávila, voy los sábados. Esa ha sido la forma en la que he podido ayudar a otros, además de servir como maestro ahora que estos son insuficientes.”

— Pero, además de la Física y la Programación, también te gustan otras cosas, ¿no?

— Me gusta mucho el cine y la música, no te puedo decir un género específico porque encasillarse en uno es como escuchar mala música, aunque mi grupo preferido es Queen.

Alejandro, Pitágoras o Pita, como quieran llamarle, dice que el cine, la música y todo lo que se haga tiene que ser a conciencia, y no por el simple hecho de hacerlo y ya. Así ha llegado a donde está, siendo Ingeniero en Automática con el alma de concursante.


Comentarios  

# Charly 21-02-2019 22:33
Nunca fui el más aventajado en primaria, en secundaria pase trabajo aunque el el pre termine sorpresivamente con 99 y pico. Al final cogí la UCI y fue cuando encontré en la programación lo qie andaba buscando. Ahora soy un programador Senior, que gana bastante (trabajando por cuenta propia) haciendo lo que me gusta y no todos pueden hacer( al menos con la misma calidad). Mi pregunta siempre ha sido... bueno y esos qie si eran super cerebritos desde primaria que ha sido de ellos... estarán bien, estarán trabajndo para una super compañia, habrán resuelto problemas que realmente ayuden a la humanidad o simplemente están ahí... haciendo lo que cualquiera de sus compañeroa de clases podrían hacer (aunque sea con más tiempo, pero es que el tiempo aca nunca es un problema). Me gustaría oir la versión de Pitágoras, debe ser un chamaco bacán pero... concursar es solo una profesión en el deporte. Es donde único puedes crear una familia haciendolo a diario. Saludos El Pita.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Ale.H.H 27-02-2019 11:17
No todo es material Charly, hasta tu nombre es extranjero, tu cerebro tambien.
Responder | Responder con una citación | Citar
# la nube 22-02-2019 10:58
Charly: no entiendo tu comentario. O sea, entiendo que menosprecias el talento del joven. Concursar, así sea en concursos de conocimientos, es un medidor de muchas cosas. De talento, en primer lugar. Pero también de esfuerzo, de capacidad, tenacidad. Nadie ha dicho que el chico sea un genio, es simplemente alguien a quien le apasionan las ciencias, como a otros le apasionan los deportes, la filatelia o el reguetón. Aunque vivamos en un mundo que pondera lo material, es bueno recordar que todo lo que uno hace en la vida no debe tener una resonancia en el modo en el que lo expones. Lo más probable es que ese joven que de niño fue "cerebrito", como dices, esté resolviendo problemas concretos en una empresa común y corriente, pero resolviendo problemas. Y si es feliz con eso, como lo fue concursando, cuál es el problema?
Responder | Responder con una citación | Citar
# Alejandro El pita 22-02-2019 12:39
Bueno Charly, primero que todo, gracias por el comentario. Y si, tienes toda la razón, al menos en lo que yo interpreto de tus palabras. Una cosa es la capacidad que posee una persona para resolver determinado tipo de problemas, digamos, de naturaleza lógica en general; y otra cosa es el uso que se le da a esa capacidad. De mi corta experiencia, pues hace solo unos 7 meses que me gradué, no he hecho mucho mas que emplear el tiempo en algunos proyectos autodidactas que, aunque se que no tienen nada de extraordinario, me han servido para aprender muchas cosas que no aprendí en la carrera.
Desde mi punto de vista, mi principal problema es la falta de conexión e información acerca de esas oportunidades que me permitan hacer lo que me gusta, aplicando mis conocimientos y las habilidades de razonamiento que he adquirido en mi entrenamiento, para trabajar en algo realmente productivo, que, como bien tu dices, aporte algo a las demás personas, y por supuesto, que me aporte a mi en retribució y como forma de incentivo.

Aunque soy graduado de Ingeniero Automático, me considero más un programador puro con dominio de las herramientas que me dió la ingenieria.
Una vez más, gracias por comentar, y me gustaria saber un poco mas de ti y de lo que haces.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Anailys 22-02-2019 17:30
Super orgullosa. Muchas felicidades y solo estás empezando... Feliz por ti y encanta de haber tenido el privilegio de de ser tu profe... Éxitos
Responder | Responder con una citación | Citar
# Neilán 28-02-2019 12:34
Entré al IPVCE varios años después de que él se graduara y aún hablaban de Pitágoras, quizá todavía lo hagan.
Buena entrevista, Lisandra
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar