Miércoles, 14 de noviembre de 2018 6:25 AM

Sin fundamento nueva teoría sobre supuestos incidentes contra diplomáticos estadounidenses

 “Ninguna teoría sin fundamentos resistirá por mucho tiempo el escrutinio público y científico”, sostuvo Carlos Fernández de Cossío, director de la Dirección General de Estados Unidos del Minrex, al referirse a una publicación reciente sobre los supuestos incidentes contra diplomáticos norteamericanos en La Habana.

El diario Granma reproduce las declaraciones del diplomático cubano, que sostiene que no ha existido ni ataque ni acto deliberado contra ninguno de sus diplomáticos y el Departamento de Estado lo sabe.

“El uso del término ‘ataque’ entraña una manipulación política deliberada que cumple con una agenda predeterminada y perjudica a ambos países”.

Recientemente, el diario The New York Times publicó un artículo en el que cita una versión sobre los incidentes, atribuida a posibles afectaciones provocadas por microondas, aunque no presenta evidencias concluyentes.

“Ni siquiera esta teoría respalda la multiplicidad y diversidad de síntomas que, según el Departamento de Estado, han sufrido los supuestos afectados y, a medida que pasa el tiempo, los hace perder más veracidad”, dijo Fernández de Cossío.

Añadió que, al igual que ha ocurrido con todas las teorías que se han ido manejando durante casi un año y la especulación sin fundamentos sobre estos temas, es extremadamente frágil lo que se sustenta en esta ocasión.

El diplomático cubano precisó que, tanto la hipótesis de ataques sónicos, el ataque viral y una contusión cerebral, no han resistido el análisis de la comunidad científica y de la investigación policial.

“Lo que sí se ha demostrado es lo que científicos de Cuba, Estados Unidos y otros países sostienen, y que el Gobierno de la Isla está diciendo desde el principio, es que es falsa la existencia de ataques y eso lo sabe perfectamente el Gobierno norteamericano, porque ha tenido múltiples maneras de comprobarlo”, señaló el diplomático cubano.

Recordó que, en ningún momento, se ha permitido el acceso a las historias clínicas de los supuestos afectados ni se hecho referencia a padecimientos anteriores que pudieron haber tenido; ni se han examinado las prácticas comunes de esas personas, que quizá podrían explicar, en cierta medida, los síntomas que, según el Departamento de Estado, se han reportado.

El diplomático llamó la atención sobre el contexto en el que se retoma la teoría sobre las microondas, cuando existe una gran discusión sobre la rigurosidad científica del artículo publicado por la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA, por sus siglas en inglés), sobre este tema.

Desde el momento en que salió a la luz pública, en febrero de este año, los editores de la publicación recomiendan cautela sobre los resultados a que arriban, por no estar debidamente probados, y aclaran que la revista no se responsabiliza por ellos.