Domingo, 22 de abril de 2018 11:49 PM

Reclaman a EE.UU. devolución de territorio cubano ocupado (+Tuit)

Jóvenes cubanos reclaman este viernes desde las redes sociales la devolución al país del territorio ocupado por Estados Unidos en la provincia de Guantánamo, donde Washington mantiene una base naval y una prisión denunciada internacionalmente como centro de torturas.

Según lo anunciado, en horas de la mañana está previsto un tuitazo en el cual se utilizarán las etiquetas #ReturnGuantanamotoCubaNow, #USOutofGuantanamo, #EEUUFueradeGuantanamo y #DevuelvanGuantanamoaCubaYa!

En la tarde se realizará un acto en el instituto preuniversitario capitalino Saúl Delgado, donde los jóvenes leerán un comunicado a propósito de cumplirse 115 años de la ocupación y presentarán un documental sobre el tema.

Junto con el cese del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos desde hace más de 55 años, Cuba considera la devolución del territorio ocupado en Guantánamo (suroriente) como uno de los pasos esenciales para la normalización de las relaciones entre los dos países.

Para la isla, las instalaciones norteamericanas en la referida provincia constituyen una ilegalidad, además de una violación de su integridad territorial.

Estados Unidos tomó posesión de la zona en 1903, valiéndose de la imposición de condiciones a Cuba para concederle la independencia formal tras la retirada de las autoridades coloniales españolas.

Tras el triunfo de la Revolución cubana en 1959, el Gobierno de la isla denunció en repetidas oportunidades y en diversos escenarios internacionales la ocupación ilegal por parte de Estados Unidos de una porción de territorio en Guantánamo.

Según las autoridades de la nación caribeña, a partir de enero del mencionado año el país norteño convirtió la base naval en un foco de constantes amenazas, provocaciones y violaciones de la soberanía de Cuba con el objetivo de poner obstáculos al proceso revolucionario.

En casi seis décadas la relación de agresiones incluye el lanzamiento de materiales inflamables desde aviones procedentes del enclave, provocaciones, insultos y disparos hechos por los soldados norteamericanos, violaciones de las aguas y el territorio de Cuba por embarcaciones y aeronaves militares, así como torturas y asesinatos de pobladores de la zona.

Por otro lado, en el territorio ocupado también existe una prisión denunciada ampliamente como un centro de torturas y por cuyo cierre se han pronunciado personalidades y organismos de todo el mundo, incluidos numerosos estadounidenses y la ONU.

Reportes e informes de varias instituciones internacionales señalan que allí se comenten prácticas como la exposición de los detenidos a ruidos o música molesta, a temperaturas extremas por períodos prolongados, palizas y vejámenes de diversa índole.

Pese a que la anterior administración estadounidense se refirió en algunas oportunidades al cierre de la prisión de Guantánamo, esas instalaciones continuaron funcionando.

El pasado 31 de enero el presidente Donald Trump insistió en la determinación de su Gobierno de mantener abierta la cárcel. De esto puede inferirse que la prisión, la base y la ocupación territorial en sí misma continuarán como medios para mantener las tensiones y como espinas que laceran la soberanía cubana.