Reforma constitucional con mirada de jurista

Entrevista a Edelso Pérez Fleita, presidente de la Unión Nacional de Juristas en Ciego de Ávila

Luego del 13 de agosto, el anhelo de una Constitución en total sintonía con la realidad de esta Isla cada vez anda más próximo de materializarse, y si bien las dudas, cuestionamientos y sugerencias emergen en cualquier contexto, ninguna mirada al texto constitucional se parece a otra. A propósito del proceso de consulta popular al que se somete el Proyecto de Constitución de la República de Cuba, Invasor dialogó con Edelso Pérez Fleita, presidente de la Unión Nacional de Juristas en Ciego de Ávila, para conocer la visión de un hombre entendido en las leyes.

—Con anterioridad, la vigente Constitución había sufrido reformas parciales, ¿por qué hablar en este caso de una reforma total?

—Las constituciones tienen, dentro del propio texto, un grupo de artículos que se refieren al procedimiento de reforma y establecen cómo reformarla de manera general. La Constitución vigente determina en su Capítulo XV, artículo 137, que la Ley de leyes solo puede ser reformada, total o parcialmente, por la Asamblea Nacional del Poder Popular mediante acuerdo adoptado, en votación nominal, por una mayoría no inferior a las dos terceras partes del número total de sus integrantes.

"No obstante, a continuación instituye que si la reforma es total, o se refiere a la integración y facultades de la Asamblea Nacional del Poder Popular o de su Consejo de Estado, o a derechos y deberes consagrados en la Constitución, requiere, además, la ratificación por el voto favorable de la mayoría de los ciudadanos con derecho electoral, en referendo convocado al efecto por la propia Asamblea, que es el caso del texto que actualmente está en manos del pueblo.

“En esta ocasión hablamos de una reforma total, porque el cambio resulta abarcador al transformar estructuras, agregar capítulos, incluir contenidos especialmente protegidos de derechos y deberes que aumentan, se redistribuyen y, a la vez, se perfecciona la manera de regularlos. Además se incluyen modificaciones en el sistema político, al desaparecer un órgano colegiado como la Asamblea Provincial del Poder Popular y crearse nuevas figuras como las del Presidente y Vicepresidente de la República, lo que hace que la magnitud de los cambios, en esta ocasión, rebase a las reformas anteriormente realizadas.

“Se han acumulado tantos cambios desde 1992, en disímiles facetas de la sociedad cubana, que no tiene sentido mantener el actual texto constitucional. Con anterioridad, solo fueron efectuadas tres transformaciones, una, en 1978, para modificar el nombre de Isla de Pinos; la segunda, en 1992, que es la más grande pero apenas es parcial; y la última en 2002, muy pequeña, para agregar una disposición especial y un artículo que declaraba el carácter irrevocable del sistema político cubano.

“Casi que constituye una práctica internacional que cuando la transformación es muy grande se efectúe una reforma total y sea aprobada una nueva constitución. Tal es el caso de Latinoamérica, donde se suceden gobiernos de diferente corte y cuyas medidas chocan con lo legislado en la Carta Magna, por lo que se ven en la obligación de renovarla, como lo hizo Hugo Chávez en Venezuela y Evo Morales en Bolivia.”

—El documento que hoy se debate incorpora el concepto de Estado socialista de derecho, a fin de reforzar la institucionalidad y el imperio de la ley, y, dentro de ello, la supremacía de la Constitución.

—El concepto de Estado de derecho es una manera de designar la forma de organizar el Estado que se basa esencialmente en las leyes y en la seguridad jurídica, y en la que la mayor parte de las relaciones y procesos sociales están regulados por normas transparentes y aprobadas por la mayoría, para que no queden a la voluntad individual, de manera que todo lo que pueda afectarme como individuo, o en mi relación con el Estado u otros individuos, aparezca normado.

“Las normas jurídicas, como cualquier otro ámbito de la realidad, a veces son mejores o peores, y casi siempre cuando se habla de Estado de derecho también se habla de calidad. Por ejemplo, en todo lo relacionado con los derechos ciudadanos y los procesos penales influye mucho este concepto, desde el punto de vista de que se respeten tus garantías.

“Este Estado de derecho, a nivel internacional, también tiene un referente, que son los instrumentos internacionales de derechos humanos, entre los que se incluyen los pactos de los derechos socioeconómicos, culturales, políticos, civiles y la propia Declaración Internacional de los Derechos Humanos, pero cada uno de esos instrumentos los países los aprueban, los firman y luego los ratifican.

"Sin embargo, lo que se pretende es que sean reflejados en su legislación nacional, porque nada de eso, en esencia, es obligatorio, pues cada nación lo hace a su manera, y eso también se cuestiona puesto que, si se aprobó de una manera y tú lo tienes reflejado de otra, lo que significa es que tu Estado de derecho tiene deficiencias. Lo que sucede es que estos instrumentos internacionales también constituyen una negociación en la que unas veces ganan unos y pierden otros, por aprobarse algo con lo que no todos los países comulgan, como ha pasado con la Declaración internacional de los derechos humanos. Así sucede con el tema de los sindicatos, que está diseñado de una manera en el contexto mundial y Cuba lo ejecuta de otra.

“Por su parte, cuando hablamos de imperio de la ley nos estamos refiriendo a que la ley esté por encima de todo, para que exista una paridad y nadie quiera hacer las cosas de manera diferente. A veces se ha dicho que los cubanos desconocemos nuestra Constitución, pero eso sucede porque, de a poco, se volvió inoperante para un contexto en el que prácticamente muchas de las cosas que aparecen refrendadas ahí no se podían aplicar directamente, vacío que viene a suplir el texto que por estos días se somete a consulta popular.”

—Se habla de una Constitución moderna que marca un precedente en la historia constitucional de Cuba. A su juicio, ¿qué cuestiones la diferencian de las anteriores?

—Cada vez que uno le hace un estudio al Proyecto le encuentra nuevas aristas de interés y cada quien, desde su profesión, las interpreta de un modo distinto, mas, según lo que hemos hablado los juristas durante muchísimos años, considero relevante lo que plantea el artículo 94, donde se establece la garantía de los ciudadanos para reclamar ante los tribunales por la violación de los derechos que aparecen en la Constitución, cuestión que no se recoge en la vigente Carta Magna; aunque resta ver cómo se va a elaborar la ley al respecto. Ahora puedes dirigirte al Departamento de Atención al Ciudadano que tiene la Fiscalía, mas en este texto el proceso se concibe de otra manera.

“Además, me parece que está mucho mejor y más claramente regulado el tema de la autonomía empresarial que, a pesar de que en algunas normas jurídicas recientes se había tocado, a partir de la aprobación del Proyecto tendrá rango constitucional, pues, realmente, de la única manera en que, en los términos socialistas, podrá enfrentarse la situación económica que afronta el país será mediante la empresa estatal socialista. Todas las demás cosas ayudan, pero, para que la empresa estatal pueda generar todas las riquezas que hacen falta, requiere de más autonomía.

“Asimismo, el reconocimiento de la propiedad privada permite, aunque en la terminología socialista no estemos acostumbrados a manejar esta expresión, o nos pueda sonar incómodo, darle otra mirada a lo que va a ser la pequeña y mediana empresa privada que no aparece citada en el Proyecto, porque no debe estar, pero seguramente figurará en las leyes consiguientes. Está claro que el dueño de una paladar que tiene cierto número de personas trabajando para él no puede considerarse un trabajador por cuenta propia, más bien podría considerarse como una pequeña empresa, de ahí que no pueden aplicársele las mismas normas que al trabajador cuentapropista, y el tratamiento debe ser totalmente diferente.

“Otra de las cuestiones en las que considero que se avanza es en la autonomía de los municipios, porque actualmente el Gobierno provincial suele ser muy fuerte y el municipio, por su parte, está atado de manos, puesto que la distribución del presupuesto tiene lugar a nivel provincial. Eso debe cambiar a partir de que quede aprobada la nueva Constitución, y se buscarán maneras de que el municipio pueda realmente gestionar con sus recursos; donde es lógico que existan territorios más ricos que otros y, en ello, habrá que lograr un equilibrio, pues no están en igualdad de condiciones Morón, con su cercanía a la cayería norte, que Bolivia. Se trata de que existan más posibilidades de administrar y de distribuir los recursos con mayor independencia para solventar las necesidades del municipio.

“Desde que el pasado julio fuera aprobado por los diputados el Proyecto de Constitución de la República de Cuba, la Unión Nacional de Juristas en esta provincia abre sus puertas a los avileños ante cualquier duda, como una protagonista más del proceso de consulta popular en el que absolutamente todas las opiniones cuentan y sobre el que pende el mañana de la Cuba que seremos.”