Proyecto de Constitución a mano en Ciego de Ávila

A medida que transcurren las horas, crece en toda la provincia de Ciego de Ávila el interés por la venta del Proyecto de Constitución de la República de Cuba, proceso que despegó desde este miércoles 1 de agosto, en 36 puntos pertenecientes a los diez municipios del territorio.

La rápida actuación del personal de la Empresa de Correos Ciego de ÁvilaCiego de Ávila, posibilitó crear condiciones organizativas y de aseguramiento para comenzar la distribución y venta de los 23 200 ejemplares recibidos en la madrugada de ese mismo día, procedentes de la capital cubana, según explica Lídisy Rodríguez Valero, directora comercial.

Muestra de la acogida que ha tenido el tabloide fue el agotamiento, el propio miércoles, de las cantidades asignadas a municipios como Chambas, Morón, Ciro Redondo y Baraguá, lo que obligó a realizar movimientos internos, este jueves 2 de agosto, para que los habitantes de esas zonas sigan adquiriendo el material.

Quizás por ello, cientos de avileños se apresuran a comprar el Proyecto, ante el temor de que se extinga.

Explica Lídisy que se han adoptado medidas para que la venta incluya a las principales comunidades o asentamientos rurales de la geografía avileña, además del empeño que, de forma paralela, está poniendo Correos para llegar en directo a barrios apartados del entorno urbano, sobre todo en la cabecera provincial.

Venta del tabloide de Proyecto de Constitución Esa operación corre a cargo de gestores postales, carteros y personal de apoyo de la propia casa matriz.

Ciudadanos como Héctor Reboredo Rodríguez, jubilado del sector de la salud, opinan que la rapidez con que personas de todas las edades están acudiendo a los puntos de expendio tiene mucho que ver con el contenido de ese material que, “en lo personal quiero leer detenidamente, para tener elementos suficientes que me permitan opinar, cuando se realice la consulta popular”.

Trabajadores de Correos consideran que el tabloide es una magnífica alternativa que les permite la lectura tranquila y mesurada, en casa, bajo la sombra de un árbol o en el tranquilo banco de un parque, a quienes no tienen computadora o la posibilidad de acceder a ese material mediante la Internet.

Tal y como se ha comunicado, una vez concluido su estudio y apreciación por parte de la población (del 13 de agosto al 15 de noviembre), el proyecto debe ser valorado por los 605 diputados a la Asamblea Nacional para ser sometido, finalmente, a un referendo popular, con vistas a su aprobación o no.

De acuerdo con información difundida por Invasor, “más de 15 000 personas, organizadas en dúos, tendrán la misión de conducir en el terreno la consulta popular sobre un proyecto de Constitución compuesto de un preámbulo y 224 artículos (87 más que la actual Constitución), divididos en 11 títulos, 24 capítulos y 16 secciones”.