Jueves, 21 de febrero de 2019 11:55 AM

Más que fórmulas y moldes: la familia en Cuba

“Descríbeme a tu familia”, les dice la profe en una tarea a sus alumnos. Al día siguiente, en las libretas, podrá revisar, probablemente, respuestas tan variadas como diversa es hoy la sociedad en Cuba.

Supongamos que, antes de la descripción, los muchachos y muchachas comiencen enumerando a los que consideran como sus familiares más cercanos. Y no sería para nada sorprendente que fueran aquellos con quienes conviven en casa.

Como espacio primero de socialización para los individuos, la familia es un reflejo y también un medidor de por dónde van las transformaciones sociales.

Katya Roldan ContrerasNohema Díaz Para hacer un pequeño diseño, un breve paneo por la diversidad de los espacios familiares, Invasor conversó con Katya Roldán Contreras, profesora del Departamento de Psicología- Pedagogía en la Universidad de Ciego de Ávila Máximo Gómez Báez.

“Muchas personas todavía tienen un concepto tradicional de lo que es la familia, la cual estaría formada por mamá, papá y nené. Pero esa no es la configuración actual. La familia cubana ya no es así. Esto se debe, sobre todo, a que en un mismo hogar conviven varios núcleos que constituyen una familia.”

Ejemplos de las composiciones actuales hay muchos; por solo citar algunos: “padres ausentes y los niños al cuidado de los abuelos, madres solteras o mujeres divorciadas con sus hijos, hombres en esta misma situación, y parejas del mismo sexo también al cuidado de niños.

“El obstáculo principal que enfrenta la familia cubana hoy es la economía, lo cual desencadena otras dificultades. Problemas de convivencia, de comunicación, inconsistencias educativas y contraórdenes, por cohabitar en una misma casa varias generaciones; niños con inestabilidad en la formación de valores; niños a quienes sus abuelos, muchas veces, los educan con lástima y con compensaciones materiales.

“Otra consecuencia visible es que, a causa de estas fisuras en la crianza, los jóvenes hoy son más indecisos, más dependientes, tienen proyectos de vida menos configurados. Se educan dentro del paternalismo que se gesta, además, en otros espacios de socialización en la sociedad.”

- ¿Algo que particularice a la familia avileña?

“La familia avileña, por supuesto, se parece a la familia cubana en general. Algo que quizás pudiera distinguirla es que Ciego de Ávila es una provincia con una solvencia económica superior a la de otros territorios, y esto marca los estilos de vida familiares, y, a su vez, propicia que las brechas económicas sean más marcadas, porque no todos tienen acceso a trabajos con alta remuneración. Diferencias que se pueden apreciar en las escuelas, convertidas en espacios de competencia.”

Familia- ¿Cómo considera que están asumiendo las familias el creciente envejecimiento poblacional?

“La familia cubana se está preparando. Es visible una mayor preocupación por el autocuidado para estar más saludable, buscar cómo se van a amparar cuando los niveles de envejecimiento aumenten. El debate del anteproyecto de Constitución fue una manifestación. Varios planteamientos se dedicaron a la necesidad de responsabilizar a la familia y al Estado para con el adulto mayor. En este sentido, la nueva Carta Magna es un paso superior.

“Con respecto a la familia y luego del Referendo para la aprobación de este documento, vendrá el proceso de rehacer las leyes complementarias, una de ellas el Código de Familia.”

- ¿Qué elementos, a su juicio, no deberían pasarse por alto para incluir en él?

“Aunque en el nuevo texto constitucional aparece la referencia que antes no existía a la violencia en el espacio intrafamiliar, este código deberá precisar las particularidades para identificarlo y aplicar la ley. No puede seguir sucediendo que, en el caso de las mujeres, tenga que existir una lesión física para probar que es violentada. Hay otros tipos de maltratos que también necesitan ser sancionados y son más imperceptibles a simple vista. Es necesario definir el acoso en los diferentes espacios en que se manifiesta: entornos escolares, laborales, etc.

Revisar, igualmente, con más precisión, el tema de la patria potestad cuando haya elementos que prueben el riesgo para el cuidado de los niños por parte de alguno de los progenitores.

“Hay que actuar severamente sobre los padres que no envían a sus hijos a la escuela por la responsabilidad que a ellos les corresponden este sentido. De la misma manera, puede pensarse en el derecho que tienen estos para participar en la elección y elaboración de los currículos en los centros educativos.”

Por el rol esencial que les es inherente y ante las transformaciones que fluctúan en la Isla, en escenarios con la fuerte presencia de la migración, los problemas que vienen en todas las direcciones y hacen vulnerables a las familias, cualquier ocasión es oportuna para pensarla y captarla en su esencia, cada vez más cambiante.

infografia


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar