Jueves, 21 de febrero de 2019 10:50 AM

El Cañón de la Trocha va a rugir Sí

—¿Y por qué tengo que ser yo? —pregunta en rectazo que debe haber andado por encima de las 90 millas.

Pero, ni corto ni perezoso, saco el bate y…

—Porque eres el Cañón de la Trocha, porque toda Cuba te admira y porque esta vez no tendrás que decir ni una palabra relacionada con el box. ¿Qué te parece?

Colocado ahora en incómodo conteo (0-2) sonríe y, al escuchar que se trata de lo que nos espera a todos los cubanos este 24 de febrero, riposta:

—Pues pon ahí que voy a votar y bien temprano, como he hecho otras veces cuando hemos tenido que elegir al delegado del barrio o para todo lo que tenga que ver con mi país.

—¿Y qué más?

Vuelve a mirarme, tal vez como mismo hace desde el box, tratando de pescar la seña del receptor Osvaldo Vázquez; dice que sí, se impulsa y:

—Bueno… entonces di que mi voto será un Sí por la misma Constitución que analizamos los vecinos, abajo del edificio donde vivo desde hace diez años, aquí, a un costado del José Ramón Cepero.

Ahora soy yo quien lo observo, con deseos de hacerle otra pregunta, pero comprendo que anda apurado y que no le debo ocupar mucho más tiempo.

Solo que… a punto ya de despedida, es Vladimir García quien me fulmina con otro rectazo a la medida de aficionados y lectores:

—No iré a votar yo solo. Conmigo irán, como siempre, mi esposa Maddy Martín y mis niñas Nastasha y Emily.

Entonces lo miro, callo, saludo y me digo: ¡Claro, compadre! ¿Para quién, si no para ellas, para las actuales y futuras generaciones, está concebida nuestra Ley de Leyes?


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar