Barranquilla-2018: Quiebre

Seily Mendoza supera en estatura a varios periodistas que la rodean en busca de grabar sus palabras. La negra de trenzas amarillas se para robusta, piernas semi abiertas, rostro sudado, mirada al frente, frases cortas. Responde con la misma seguridad que hace unos segundos embestía a la jamaiquina Caitlin Nicole Chang en la final de la espada centrocaribeña.

Entonces, justo antes de irse a los vestuarios, una pregunta fractura su brío.

En la fase de grupos, la habanera de 28 años perdió contra la jamaiquina Chang luego de ganar sus primeros cuatro combates. Igualmente le bastó para avanzar a cuartos, donde superó 15-14 a la colombiana Natalia Lozano. En la semifinal, la dominicana Violeta Ramírez -bronce en Veracruz y Mayagüez- la tuvo contra la cuerdas hasta que con el marcador 12-10, Seily logró cuatro puntos consecutivos. Pero a falta de uno solo para avzanzar a la discusión del oro, Violeta empató. La cubana supo manejar mejor la presión en la última tirada y se llevó el desafío.

En la final, tuvo un complicado duelo de zurdas frente a la corpulenta Nicole. La jamaiquina de 25 años la esperó atrás, como hizo durante toda la jornada con el resto de las rivales. Nicole apenas movió su arma, más bien provocó con su falsa pasividad. La esgrima se basa en quebrar al rival y la jamaiquina apenas lo intentó. En cambio, la agraseividad de la espadachina nacida en Marianao fue clave. Supo adaptarse a tiempo y aprovechó la velocidad para desconcertar a la rival e imponerse 15-10. Para así ganar su tercer oro a nivel centrocaribeño luego del individual y colectivo que obtuvo en Veracruz cuatro años atrás.

La espada femenina se incluyó por primera vez en el programa de estos eventos en 1986. Cuba solo perdió el oro individual y por equipos en San Juan-1993*.

Por supuesto, la pregunta que cambió el semblante de la campeona de Barranquilla no tuvo relación alguna con el histórico dominio cubano en estas pruebas o con las rivales que enfrenó, sino con la persona de quién se acordó al convertirse en tricampeona regional.

El hermano de Seily murió demasiado temprano. “La vida me lo quitó muy joven y me he convertido en única hija”, me dice mientras una lágrima quiebra las gotas de sudor en su mejilla.

Y yo, que tengo una hermana de la misma edad de Seily, no dejó de pensar en ella. No dejó de pensar en Seily y sus gritos después de cada punto, su puño derecho cerrado en el aire. Tampoco en mi hermana.

Seily Mendoza: “Las zurdas son incomodísimas”

Seily Mendoza Venzant respondió las preguntas de Cubadebate justo después de alcanzar su tercera medalla dorada en Juegos Centroamericanos y del Caribe.

¿Diferencias entre este título y el de Veracruz?

La única contrincante fuerte que vi nueva fue la jamaiquina (Caitlin Chang). Ese país está subiendo en la esgrima. Ya había tirado ante todas las demás, esta era la de principal rigor porque no había tenido roce con ella.

Capacidad para remontar en la semifinal y la final…

Remontar un marcador no es tan fácil, pero con trabajo, esfuerzo, calma… todo se puede lograr.

Dolor en la mano a falta de tres minutos ¿Qué te pasó?

A medida que va pasando la competencia los músculos se lo van sintiendo, así que es normal que tenga esa contracción en la mano, pero no es nada del otro mundo.

Hubo varias repeticiones de toques simultáneos ¿Eso te ayudó?

Sí, cuando estaba arriba en el marcador me ayudó, porque es una ventaja para mí. Y es más fácil dar un toque doble que uno sencillo, entonces hay que trabajar en base eso.

¿Te sentiste incómoda con la estrategia de la jamaiquina, siempre esperando para contraatacar?

No, de cierta manera me ayudó porque ella no se mueve mucho y mi movimiento es más rápido. Creo que pude descontrolarla. Siempre trabajé en base a sus errores.

Esta es la primera medalla de oro para la esgrima cubana ¿Cuántas más creen que puedan llegar?

Creo que mi título puede ser una inspiración para las demás.

En lo personal, ¿cómo te ves en el resto del ciclo olímpico?

Bueno, como digo yo, poco a poco, paso a paso. Ahora empieza otra vez el ciclo, comenzamos la preparación para los Panamericanos… pa’ alante, como decimos los cubanos.

¿Hubo una estrategia especial para este duelo de zurdas?

Sí, porque como se dice: ‘las zurdas son incomodísimas’ y ella es súper incómoda. El trabajo es un poco difícil por la posición en que se cambia y porque no son frecuentes. Pero nada, eso se trabaja.

¿Qué pasó con la máscara antes de empezar? ¿Eso te puso nerviosa?

El problema es que las armas te las traen y al muchacho se le quedó la máscara. No me puse nerviosa, solamente tuve que esperar más para empezar a tirar.

¿En qué piensas en este momento que eres doble campeona centroamericana?

¿En quién pienso en este momento? Yo… en mi hermano. Por desgracia, la vida me lo quitó muy joven y me he convertido en única hija, lo que se me ha hecho difícil. A él le dedico 100 por ciento mis logros.

*Sin contar San Salvador-2002 y Mayagüez-2010 cuando la Mayor de las Antillas no envió delegación deportiva a esos Juegos Centroamericanos y del Caribe.

La cubana Seily Mendoza enfrenta en la final de espada a la jamaiquina Caitlin Chang en #Barranquilka2018

Posted by Cubadebate on Saturday, July 28, 2018