Domingo, 27 de mayo de 2018 3:39 AM

Nace en el barrio

El sistema escogido  en Cuba para elegir a los delegados de las asambleas provinciales y diputados a la Asamblea Nacional (Parlamento) del Poder Popular, se asienta en el propósito de hacerlo lo más democrático posible. Acucioso camino que en esta ocasión fue iniciado antes del azote del huracán Irma y que tiene un importantísimo punto de partida: la elección de los delegados de circunscripción. De ahí, del barrio, nace todo.

Repaso esto porque aquellos nombres (primeramente considerados por los vecinos, aprobados en las reuniones de áreas y, después, en las urnas el pasado 26 de noviembre), por Ley, deben formar hasta la mitad de quienes en los próximos cinco años decidan también en los destinos de gobierno en los niveles de provincia y país.

Nadie como quien convive en el vecindario para conocer los problemas e inquietudes de la mayoría, en lo fundamental, los domésticos y, por consiguiente, para encauzar las mejores y más viables soluciones. Eso es sabido.

¿De dónde sale, entonces, la otra mitad de las asambleas provinciales y del Parlamento? Esa pudiera parecer, también, una secuencia lo suficientemente conocida; de no ser porque algunos, sobre todo los electores más jóvenes, requieren información al respecto.

Regresemos entonces al mes de octubre. Junto a las reuniones de nominación de los candidatos a delegados de las 552 circunscripciones existentes en el territorio avileño, que en su totalidad tomaron posesión el pasado 17 de diciembre; se hallaban en curso los plenos de las organizaciones de masa de cada territorio, con el fin de completar una bolsa mayor.

Sumados unos y otros, según confirmación de Hilda Rosa Martínez Cuesta, presidenta de la Comisión Provincial de Candidatura, las propuestas en Ciego de Ávila alcanzaron cifras ascendentes a unos 1 000 para la Asamblea Provincial y 500 para diputados.

Nombres salidos a petición de integrantes de los Comités de Defensa de la Revolución, la Central de Trabajadores de Cuba, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, y de las federaciones de estudiantes de la Enseñanza Media y Universitaria.

Una vez organizadas las primeras listas de hombres y mujeres con posibilidades, esos que la sabiduría popular ha bautizado como los más capaces; estas fueron consultadas, uno a uno y de forma individual, a los delegados de las asambleas municipales. Aun así, las mismas instancias volvieron a sesionar el reciente 21 de enero para, de conjunto, y en votación directa, aprobar u objetar el corte final de los precandidatos decantados a partir de sus propios criterios.

En esta ocasión, en los 10 municipios fueron avalados 76 candidatos a la Asamblea Provincial y 27 para diputados; quienes, de ese modo, quedaron a punto para pasar por un nuevo filtro, el de las urnas, el venidero 11 de marzo.

Aun con el adelanto informativo de que estos van a sostener un ciclo de visitas a centros de trabajo, estudio y comunidades, para intercambiar con la población; me parece importante reseñar otras pautas tenidas en cuenta, cuidadosamente, a la hora de confeccionar las relaciones nominales de precandidatos. La mayoría de estas marcadas por la Ley, en interés de la mayor representatividad posible.

Apuntemos que de los 76 delegados propuestos, hay 38 mujeres e igual cantidad de hombres, 19 son menores de 35 años y 25 ejercen esa responsabilidad en el mandato que concluye. En tanto que en los 27 posibles diputados, aparecen 14 féminas y 13 varones, tres jóvenes y 11 son actuales integrantes de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Como también es meritorio el esmero en hallar determinados equilibrios, incluido  el de la composición por razas.

A todo lo cual se une que la Ley Electoral exige que todos los territorios estén proporcionalmente representados en las estructuras de gobierno. De tal modo los municipios disponen de un número de delegados para la Asamblea Provincial, repartidos por igual a partir del total de habitantes, aunque a aquellos más pequeños, con menos de 15 000 personas, se les asegura la presencia al menos de dos.

Así como, también, cada municipio tiene la posibilidad de elegir a un diputado por cada 20 000 residentes y cuando posea otra fracción, aunque no llegue a los 40 000, se adopta siempre la cifra de dos.

Y dispuesta la presencia de estos en las estructuras del Poder Popular, tras el resultado de las urnas, los elegidos asumen después el trascendental encargo de volver a elegir, tanto a las presidencias de la Asamblea Provincial, como del Parlamento y el Consejo de Estado.

A no dudarlo, el sendero para llegar a un escaño de gobierno parte de la visión que se tenga en la vecindad, imprescindible una vez más cuando el venidero 11 de marzo cada ciudadano con derecho al voto ejerza su legítimo derecho en las urnas.


Comentarios  

# barbaro martinez 24-01-2018 16:54
periodista,RUEGO que me rectifiques si estoy equivocado.
la ley electoral dice , que hasta un 50% de los DIPUTADOS seran delegados de circunscripcion.esto no OBLIGA de que sea mitad y mitad.
si la ley digera que no menos de la mitad tienen que ser delegados entonces si.
CUANTOS de los 57 propuestos por ciego provincia son delegados de circunscrpcion ?
algo muy bueno a destacar es la paridad de GENERO.

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar