Domingo, 23 de septiembre de 2018 2:27 PM

El diputado que elegí

Cuando quede constituida, otra vez, la Asamblea Nacional del Poder Popular y eche a andar su IX Legislatura, los 605 diputados nominados primero y electos después por más de siete millones de cubanos iniciarán una etapa trascendental para la nación, desde todos los puntos de vista.

Tal vez muchos piensen que tal afirmación se sustenta en que el nuevo Parlamento tendrá que sesionar sin la presencia del General de Ejército Raúl Castro Ruz como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, determinación que él mismo anunció públicamente y argumentó, con su habitual claridad y modestia.

Es obvio que ello sienta tremendo reto, no solo para las 605 cubanas y cubanos electos. Lo establece para todos: desde el más lejano delegado de circunscripción, pasando por todas las estructuras de Gobierno, hasta quienes, finalmente, tengan la responsabilidad de conducir los destinos del país al más alto nivel.

El asunto, sin embargo, está en aplicar lo que el propio Raúl ha reiterado varias veces: que cada quien haga lo que le corresponde.

Delegadas

Quienes hemos integrado el Parlamento, sabemos muy bien que no se es diputado o diputada para ocupar, de manera formal, un escaño y levantar o no la mano cuando hay que votar.

La etapa que comienza requiere mucha participación real, oído para escuchar a electores y a población en general, conocimiento y preparación en torno a los temas a debate, entrega, ejercicio del criterio, capacidad para “plantarse en tres y dos” cuando no se entienda algo, sobre todo si se difiere porque ese “algo” no ocurre como debe ser para bien de todos. Fidel nos enseñó y José Martí,  cuando al definir lo que es un diputado, escribió en la Revista Universal, de México:

“Hombre encargado por el pueblo para que estudie su situación, para que examine sus males, para que los remedie en cuanto pueda, para que esté siempre imaginando la manera de remediarlos.

“Todos creen útil a uno: uno es nombrado por todos: nombrado realmente por el bien hecho, por la confianza inspirada, por la doctrina propagada, por la esperanza en lo que hará… no por lo que se promete hacer.

“El hombre útil tiene más derecho a la diputación que el hombre inteligente. El inteligente puede ser azote: el útil hace siempre el bien (…).”

Si eso está claro para nuestros 605 diputados —y soy de los que piensa que sí— entonces no hay por qué temer ni a las amenazas de un Trump, suspenso en Historia de Cuba; ni al monto que dolariza la subversión, ni a las complejidades económicas de un momento como este, que exige apretar las clavijas para evitar fugas que desangran: empresas con pérdidas, ineficiencia, descontrol, problemas con los cobros y pagos, subdeclaraciones, desvío de recursos, altos volúmenes de inventarios, incongruencia entre precios y salario.

Y si, además, la definición martiana es comprensible para los más de ocho millones de electores cubanos, entonces podremos estar al tanto del desempeño para el cual elegimos a esos diputados que, por cierto, no recibirán ni un centavo más allá del salario que devengan en sus centros de trabajo, ni contarán con un minuto extra, para enfrentar la carga de tareas que se les viene encima.


Comentarios  

# barbaro martinez 18-04-2018 11:27
me gustaria que los diputados
- fueran menos,creo que 605 son demaciados.
- que ninguno tenga cargos dentro de la administracion del estado ejemplo,ministros, vice ministros
que vivieran todos en el lugar por donde salen electos.
- que tengan contacto real con sus electores mediante despachos y correo electronico

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar