Viernes, 16 de noviembre de 2018 4:55 AM

Primero de Mayo: cuando desfila la familia

La imagen, no por repetida, deja de conmover al alma: el niño o la niña que, en hombros de su padre, llena con su júbilo e inocencia los desfiles por el Primero de Mayo en Cuba.

Y es que la convocatoria es para todos si se trata de celebrar el Día Internacional de los Trabajadores en Ciego de Ávila y las restantes provincias cubanas.

Por eso mujeres y hombres acuden a marchar con sus infantes, quienes aprovechan la oportunidad para querer tocar el cielo con sus manitas, seguros en las espaldas de papá y con la mirada vigilante de mamá, mientras desandan calles y avenidas mirando desde lo alto en un día de celebración y fiesta por todas las conquistas de la Revolución.

También lo hacen los estudiantes, conocedores de nuestra rica historia patria y de que esta es una jornada para, una vez más, ratificar su fidelidad, compromiso y continuidad a la obra construida ya por varias generaciones de cubanos.

Así también marchan los campesinos, que, junto a la tierra que labran, recuperaron la dignidad con la Revolución, como bien expresara Fidel.

No se quedan rezagados las personas con discapacidad, que en sillas de ruedas, con muletas o andadores, también desfilan en saludo al Primero de Mayo.

Y es que en Cuba marchamos los trabajadores y también lo hace nuestra familia, desde los infantes hasta quienes ya peinan canas y disfrutan de su bien ganada jubilación. Y es que todos conformamos la Patria.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar