Viernes, 21 de septiembre de 2018 3:33 PM

Mi barrio, en silencio y feriado

En mi edificio, los de sueño ligero no pueden dormir después de las 6:00 de la mañana. Entre el panadero que pita, y si hiciera falta también grita; entre los carros que arrancan porque se van y, los que frenan porque llegan; entre los vecinos que bajan rápido la escalera y el turbinero de mis bajos, que pone Radio Reloj, cuando, a veces, no son ni las 5:00 y el silencio rotundo te obliga a escucharlo... Entre todos ellos, la semana se vuelve escándalo.

Menos hoy. Hoy todos los ruidos se anticiparon y, a las 6:30 de la mañana, dejaban claro que se había amanecido el Primero de Mayo. Eso, en mi barrio (y en toda Cuba) quiere decir que la gente “requetemadruga” y el Sol se levanta cuando ya no hay escarceo en ningún barrio. Que las calles lucen vacías y si se aguza bien el oído puede oírse el eco de alguna canción, un Viva o alguna comparsa que agita a la gente sin necesidad, porque en este día feriado es cuando más la gente suele hacer: se levanta sobre las 4:00, salen, desfilan, levantan las manos, repiten una consigna, cargan niños sobre los hombros, se juntan con los amigos de siempre

… No hay plaza que tenga feriado este día; solo los barrios se quedan así, sin hacer nada.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar