Lunes, 10 de diciembre de 2018 1:51 AM

En el camino del Che

Es octubre de 1963. El ciclón Flora azota la geografía cubana con fuerza desmedida. En el local del Partido en Jatibonico varias personas aguardan orientaciones.

De improviso ven al legendario guerrillero que llega a interesarse por la situación del rio Jatibonico del Sur, el cual podía afectar sobremanera al poblado, si se desbordaba.

En medio de los presentes, un joven administrador de una unidad comercial dedicada al expendio de refrescos, cervezas, maltas y licores atesora ese momento único en el que tuvo la oportunidad de conocer en persona al Che. Estuvo entre quienes lo despidieron cuando el Comandante de la Sierra partió rumbo a las provincias orientales.

inter irineo 11Alejandro GarcíaIreno Socarrás ÁlvarezTodavía Ireneo Socarrás Álvarez, veterano directivo, economista y creador literario de Ciego de Ávila, amante de componer décimas, se emociona al revivir aquel instante.

Años después, con motivo del aniversario 40 de la desaparición física de Camilo Cienfuegos concibe un libro sobre el Señor de la Vanguardia, que es publicado en el 2000. Se inspira en la camaradería y la leyenda de los dos guerrilleros y se decide a escribir, también en décimas, un texto dedicado a Ernesto Guevara de la Serna.

“Poseo una amplia bibliografía acerca de la vasta obra del Che y he leído abundante material referente a él, de lo que ha salido en la prensa y llegado a mis manos. Ello me permitió dominar la estructura del libro y poderlo escribir.

“La obra se llama Por un camino cerril. Me inspiré en aquel pasaje histórico cuando, durante la Invasión, en territorio avileño, el Guerrillero Heroico con su tropa pasó la línea del ferrocarril entre el poblado de Baraguá y el mar, burlando las postas del ejército de la dictadura, y el camino era cerril, o sea, muy difícil por las lluvias y las condiciones del terreno.

“Para escribir el libro contacté con diferentes personalidades, entre ellas con Efrén Jesús León Nápoles, quien estuvo junto al Che desde La Plata y lo acompañó durante toda la invasión de Oriente a Occidente, conversé varias horas con él. También lo hice con el Comandante Macho Parra y con el coronel Pedro Nodal.

“A través de León, le entregué el manuscrito a Harry Villegas Pombo, combatiente de la guerrilla de Che en Bolivia, para que me lo revisara y me hiciera observaciones, en especial en lo referente a los pasajes de la guerra en el Congo. Lo volví a ver transcurrido un mes y me confirmó que eran reales las referencias que yo hacía.

“Para mí fue un honor haber escrito sobre el Che, que me haya sido publicado el libro por Ediciones Ávila, la acogida que tuvo, y como algo especial, que la primera presentación haya sido en el municipio de Morón, ante un grupo de jóvenes que estudiaban Medicina en Cuba, de América Latina, incluyendo algunos bolivianos.”

Cuenta Ireneo que el proyecto inicial era de 205 décimas y le envió a Antonio Guerrero, uno de los Cinco Héroes, a la prisión las número 1 y 205, primeramente. Luego le envió el texto completo, que quedó en 195. Cuando Tony recibió las dos décimas le contestó que por la calidad de ellas se daba cuenta del valor que tendría la obra.

“Con anterioridad, Tony me había pedido que le revisara su proyecto de libro en décimas Vida de Antonio Maceo, inspirado en el libro 100 décimas a Kmilo 100fuegos y el poema Prisioneros del imperio, ambos de mi autoría, que yo le había enviado a través de Mirta Rodríguez, su mamá.

“Fue muy emotiva esa solicitud del Héroe y amigo, porque para mí, realmente el poeta es él. Acometí la tarea con mucho gusto y compromiso revolucionario y la revisión de su texto se la hice llegar a partir del 28 de diciembre de 2003.

“En esa ocasión tuve el privilegio de que, en el momento en que ponía el manuscrito revisado en las manos de su mamá, Antonio la llamaba desde la cárcel y pude intercambiar algunas palabras con él, lo cual me conmovió profundamente.”

Por esas coincidencias de la vida, Ernesto Guevara de la Serna y Antonio Maceo Grajales nacieron el mismo día, 14 de junio. El argentino-cubano en 1928 y el Titán de Bronce en 1845. Mientras el poeta avileño escribía sobre el Guerrillero Heroico, Tony lo hacía, también en décimas, sobre el Lugarteniente del Ejército Mambí. Ambas obras fueron publicadas en 2004. En el año del aniversario 50 de su caída, Ireneo sigue en el camino del Che.

1
En el surco de la historia
habré de seguir tus pasos,
hasta entregarte en los brazos
del camino de la gloria.
El verso de tu oratoria
fulgura y vibra pujante.
Un compromiso gigante
voy a llevar al papel
para devolverte en él,
guerrillero y Comandante.

14
Sin rumbo en ese vagar
como aquel que hace una encuesta,
iba buscando respuesta,
a su modo de soñar.
Lo ve América viajar
en cada nueva ocasión.
Visita por convicción
los inhóspitos paisajes
observando en esos viajes,
pueblos en ebullición.

18
Cuando Guatemala ardía
en un proceso avanzado,
el imperio solapado
la batalla interrumpía.
Jacobo Árbenz sucumbía
bajo una terrible arista.
Él sabe que está en la lista
tan negra del macartismo
que no admite al socialismo
y menos a un comunista.

190
Por la puerta de un avión
asoma el sencillo osario
en el treinta aniversario
de tu desaparición.
Conmovida la nación
con tan coronado esfuerzo.
Cuando todo el pueblo, inmerso
en la batalla de ideas,
no se pliega a las mareas,
tú llegas con ese refuerzo.

191
La patria lo recibía
en acto solemne, fiel;
en los brazos de Fidel
Aleidita lo ponía.
En silencio te decía:
- Descansa, padre querido.
Puedes continuar dormido,
ocupando tu lugar,
que nadie nos va a quitar
la gloria que se ha vivido.

194
En tan solemne plantel
descansas en Santa Clara
por esa visión preclara
y la audacia de Fidel.
Con la magia del cincel
allí te elevó el artista.
Tus sueños de comunista
recorren el mundo entero
y alumbran como un lucero
en la Cuba socialista.

195
Ah, Quijote americano,
convertido en polvorín,
tu historia no tuvo fin
en el suelo boliviano.
Por el andino altiplano
llevas la luz y verdad.
Con profunda intensidad
ante el dolor y la infamia
viniste a curar la insania
que sufre la humanidad.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar