Martes, 20 de noviembre de 2018 9:00 PM

Si de derechos se trata

Los Murales de Protección al Consumidor dan cuenta de Deberes y Derechos del cliente y lo ubican como el eslabón más importante en la cadena de la comercialización. Sin embargo, parte de esa cadena, quienes redactan las garantías comerciales, tal vez, se alejan del verdadero significado del término cliente y su indisoluble relación con otro término antes mencionado: derechos.

Si yerra este redactor en la interpretación de la respuesta de Mavis Rivero Pérez, directora de la División Ciego de Ávila, Cadena de Tiendas Caribe, ante lo publicado en la edición del 24 de marzo (Derecho de garantía), es a partir de lo manifiesto en la misiva.

“(…) La Comisión revisó las ventas del 24 de febrero en el Piso de venta Dita Ciego, perteneciente a la unidad Reina Azul, constatándose que ese día no aparece ningún documento a nombre de Yadenis (…) buscamos las devoluciones de lavadora semiautomática marca Ocean y encontramos una que coincide con el equipo y dirección de la vivienda a nombre de Liena Torna González, por lo que suponemos que está relacionada con la persona que emite la queja.

“Se revisaron las cartas de garantía que se entregan en ambas unidades (Dita y La Venecia), y hay diferencias que radican en que en la primera entregan el documento aprobado en la Resolución 408/15 donde se esclarecen las condiciones de garantía del certificado entregado en la compra del segundo equipo en La Venecia”.

La directiva adjunta fotocopia de ambos documentos: “en ninguno se plantea que (…) los clientes deben dirigirse a la tienda, sino al taller donde serán solucionados los problemas al momento y delante del cliente; luego de diagnosticado, es que podrá solicitar las opciones de reparar el equipo, cambiarlo por uno igual y, en caso de no existir, entonces se devolverá el efectivo”.

“En el segundo caso (La Venecia) entregan el Certificado de garantía que se entregaba antes de aprobarse la Resolución 408/15, pero que no difiere mucho del primero, ya que plantea que en caso de los equipos que presenten problemas en su funcionamiento por vicio oculto en los siete primeros días, serán solucionados en el Taller de garantía en el momento y delante del cliente y, de no ser posible, se procederá a cambiar por un equipo igual nuevo y, en caso de no contar con equipo igual, se procede a devolver el efectivo (…), la diferencia está en que este documento no plantea que el cliente tendrá la opción de solicitar.

“(…) con respecto al Certificado de Propiedad es cierto que no contaba la unidad Reina Azul con el documento (…) no obstante se debió indicar al cliente que nos facilitara un número de teléfono para comunicarle en qué momento debía volver para recoger el mismo (…)”. ¿Por qué tiene el cliente que tomarse esa molestia si en el proceso resulta la parte afectada? ¿De quién es obligación y responsabilidad la existencia de los modelos de propiedad en las unidades?

“En las unidades comerciales no existen equipos para cambio (…) es el Taller de Servicios Técnicos el encargado, para eso cuenta con un dos por ciento de los que llegan a la Base de Almacenes”.

Manifiesta que “(…) La Venecia no podrá continuar entregando los Certificados que no están aprobados en la Resolución (…)” y en cuanto a la venta en Dita: “se demostró que al cliente no se le informó correctamente de sus deberes y derechos (…) y se tomaron las medidas administrativas con los responsables (…)”.

¿Y acaso haberlos entregado hasta ahora no era violatorio de la Resolución? Obviamente, si de derechos se trata, no siempre el cliente resulta beneficiado..


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar