Martes, 26 de marzo de 2019 6:56 AM

Para el mes que viene

El título es solo una paráfrasis de un fragmento de la canción de Issac Delgado que identificó a la telenovela cubana El año que viene, puesta en pantalla en 1997, que versionaba la obra teatral Contigo pan y cebolla, del destacado actor y escritor Héctor Quintero.

Y es que diciembre, según la carta enviada por Graciela Condú Rodríguez, directora de Vivienda en el municipio de Ciego de Ávila, debe ser el mes en que se concluya la reparación total de los inmuebles No. 36 y 38, ubicados en calle Benavides, entre Abraham Delgado y Marcial Gómez, reclamo hecho a través de esta sección el 29 de septiembre último (En síntesis), en misiva remitida por Raiza Miladys Parés Ojeda.

En su respuesta, la directiva explica: “Sobre este caso, primeramente, hay que decir que es cierto que se decidió, por Atención a la Población del Partido, y aprobado por el Gobierno Municipal, a solicitud de la Dirección Municipal de la Vivienda, incluir en el Plan de 2017 la vivienda de Julio Socarrás, donde se realizó un grupo de trabajos. Esto se ha visto afectado por situaciones de algunos recursos que han estado en inexistencia en el municipio, como áridos, cubierta y carpintería.

“Luego de la aprobación de este proyecto, que solo estaba prevista la vivienda del compañero a rehabilitar (Julio Socarrás), este año (…) comenzaron los trabajos de forma intermitente, como dice la carta, por un grupo de incongruencias, por existir de nuevo falta de áridos, completamiento de la cubierta y el acero.

“Cuando se comenzó con la demolición, nos percatamos de que era difícil realizarla sin afectar al vecino y solicitamos al Gobierno Municipal la aprobación de las demás viviendas, porque nosotros tenemos que reparar los daños ocasionados en la ejecución; también se revisó la cuartería, donde hubo que tomar decisiones para afectar lo menos posible. Siempre que se va a realizar alguna acción, se revisa los inmuebles vecinos previendo las posibles afectaciones, pues en el proceso inversionista existen los imprevistos (…).

“Hoy existe el techo de zinc con las vigas para las viviendas aledañas a Julio Socarrás, y se continúa trabajando, con fecha de terminación en el mes de diciembre de este año; a pesar de todo lo expuesto, es la Agrupación 014 la responsable de ejecutar los trabajos y ha tenido morosidad.”

La carta de Condú Rodríguez deja, al menos, bien claro que hubo irresponsabilidad y morosidad, aunque hayan faltado recursos. Ahora, en el terreno de las conjeturas, supone este redactor que la respuesta ya sea del conocimiento de la remitente inicial, Raiza Miladys Parés Ojeda, y que, junto a esta, se incluya la contestación a otras cuestiones contenidas en su reclamo: “ (…) el deterioro progresivo de las paredes, puertas y ventanas; el piso partido y hundido con las lluvias y las inundaciones ocasionadas por estas” y “¿Quién (…) repondrá nuestros bienes afectados?”.

Lo bueno es que diciembre ya está tocando a la puerta y, con él, vista la promesa hecha de conclusión de la obra, Raiza y los demás vecinos agraviados no tendrán siquiera que parafrasear la canción de Issac: “A lo mejor para el año que viene nos llega la buena y la esperanza, la fe dilatadas, serán viejas penas.”


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar