Sábado, 24 de febrero de 2018 12:51 AM

No, todavía nada

Voy a citar algunas frases sacadas de su contexto, pero que dentro de este significan lo mismo, enviadas a esta Redacción por Idalmis López Cordero, vecina de calle 23 No. 9, entre 44 y 46, Las Delicias, y trabajadora de la Dirección Municipal de la Vivienda en Venezuela: “No hay solución inmediata”; “se aprobarán subsidios (…) y ellos serán priorizados”; “no, todavía nada” o “no fueron afectados por el huracán Irma”.

Ahora, la argumentación: “El 19 de agosto (…) en el municipio hubo una tormenta local severa, que le derrumbó a mis padres una parte del techo de su casa, la cual se encontraba en muy mal estado, mojándose colchón, muebles, etcétera. Me dirigí al delegado (…) y me orienta que me dirija a la directora de la Vivienda (…). Así lo hice. Mi directora revisó todos los daños ocasionados e hizo el levantamiento y lo clasificó como derrumbe parcial; me comunicó que la vicepresidenta que atiende la Construcción visitaría a mis padres el lunes, para ver qué solución se le daría al caso.”

Según describe, de la visita se derivó la decisión de que “ahí no podían seguir ya que lo que les quedaba resultaba un peligro para sus vidas”. La solución inmediata fue una facilidad temporal hasta el mes de septiembre, que se aprobarían los subsidios en el Consejo de la Administración “y ellos serían priorizados”, pues son dos ancianos de 71 años de edad, ambos con un cuadro clínico complicado, un sustento económico de 270.00 pesos mensuales y un subsidio solicitado desde el mes de abril.

“El 24 de agosto ya mis padres se encontraban en la facilidad temporal. El 29 tuve un despacho en el que participaron la directora de la Vivienda y el funcionario de Atención a la población, donde la respuesta que recibo me sorprende: ‘No hay solución inmediata’ por falta de financiamiento.

“Mi padre, debido a la humedad del lugar donde están, enfermó con una crisis de pulmón y el 29 de septiembre ingresó en el Hospital Provincial General Docente Doctor Antonio Luaces Iraola (…), donde estuvo por 22 días (…). En varias ocasiones le pedí a mi directora que estuviera pendiente del subsidio y la respuesta siempre fue: ‘No, todavía nada.’ El 30 de octubre, al incorporarme a mi trabajo, me entero que se habían aprobado unos 22 subsidios en el municipio (…) y mis padres no estaban incluidos porque ‘no fueron afectados por el huracán Irma’.

“Decidí dirigirme a la Dirección Provincial de la Vivienda (…), logré conversar con el subdirector técnico (13 de noviembre) (…), él contactó a la vicepresidenta que atiende la Construcción, la respuesta fue que en el municipio quedaban 11 subsidios aprobados sin financiamiento, que cuando se saliera de esos (…) se ayudaría a mis padres. El pasado día 24 entró el financiamiento (…) y las respuestas de todos han sido iguales para los 11 casos pendientes y no alcanza para todos, que debo seguir esperando (…).”

Angustiada, Idalmis manifiesta no saber adónde acudir en la búsqueda de la asistencia que sus padres necesitan y, sobre todo, porque tampoco ella cuenta con un espacio donde darles cobija; por otra parte, su avanzada edad y estados de salud exigen pasar su vejez en mejores condiciones.

Además del apoyo reclamado, la remitente hace hincapié en una pequeña frase que pudiera hacer reflexionar a quienes solo le han repetido expresiones como las extraídas de la carta y ubicadas en el primer párrafo: “Mis padres, también, sufrieron los embates de un evento meteorológico, solo que no se llamó Irma.”


Comentarios  

# Lester 13-12-2017 19:35
Me parece muy interesante esta sección. Con qué frecuencia saldrá.
Responder | Responder con una citación | Citar
# senelio ceballos 24-12-2017 00:10
Lester...MUY INTERESANTE..PERO...si no lo apoyamos legalmente...Como decimos los guajiros de Ruspoli....Dentro unos meses sera....COMO los h.....de los perros viejos!!!..COMO HACERLO EFECTIVO?..proponga Ud!! Yo tengo mis propuestas...Cont..Luego ahorita estare muy ocupado not time now!!!!
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar