Miércoles, 17 de julio de 2019 11:01 AM

Irse del parque

Que no tiene nada que ver el título de esta semana con abandonar (ni siquiera por las indisciplinas) este tipo de espacio público, sino de una frase, diríase coloquial, extraída del habla popular cubana por el remitente de la carta de hoy. Jorge Reynaldo Aguilera Guerra, profesor Adjunto del Departamento de Marxismo Leninismo de la Universidad de Ciego de Ávila Máximo Gómez Báez (UNICA):

“Quisiera plantear, mediante su sección, el escenario crítico que atraviesan profesores, trabajadores y alumnos de la casa de altos estudios avileña, en el viaje, especialmente de regreso, desde la Universidad de Ciego de Ávila hasta la ciudad cabecera, institución que, para orgullo de todos, continúa formando profesionales y graduando cuadros políticos y del Estado, a niveles de nación y provincia.

“Depender casi siempre de la ruta 210 es algo impaciente y desconsolador, casos de tres y hasta cuatro horas de espera. Si en sus inicios, año 2009, contábamos con ómnibus de mayor capacidad marca DAEWOO, han sido sustituidos por Diana.

“¿El horario es desconocido?, no aparece público en tablilla, aunque sea, en su parada principal: la UNICA. Los sábados, días señalados para clases a trabajadores por encuentros, fallan más sus turnos. Hago abstracción a la situación que atravesamos en el tema combustible. Y pienso que, si se estudiase su recorrido actual, con un nuevo tramo itinerante, digamos UNICA-Parque Martí, los viajes se incrementarían en un 140 por ciento, con el mismo combustible, y más de un 90 por ciento de sus pasajeros iniciales no tendrían afectación.

“Hay otro grupo de acciones e iniciativas que, si las abordamos de conjunto y son exigidas por las instancias de Gobierno, pudiesen ayudar también: el empleado uniformado de amarillo, con un traje algo decolorado por el tiempo y señales de cansancio, agotamiento y sed, que no puede hacer más de lo que hace, es como si estuviese tirando con una escopeta de cartuchos a las palomas estatales que ruedan por el asfalto y ninguna cae ante sus disparos. Quizás si en los horarios críticos, 10:00 antemeridiano hasta la 1:00 pasado meridiano, lo apoyásemos con un agente motorizado de tránsito, la gente lo respetaría más.

“Podrían establecerse convenios con otras entidades del Transporte. Digamos Transmetro. Pues no le pesaría en nada a sus choferes invertir dos minutos y previo carné de estudiante o profesor, a un precio digamos de 1.00 o 2.00 pesos, mover desde las paradas actuales, sobre todo en la mañana, aunque de pie, un porcentaje de personal hacia el centro. Es posible que muchos de ellos han tenido, tienen o tendrán en un futuro, a un estudiante allí. Se podría reforzar con algún flete, o mediante la salida Ciego de Ávila-Loma de la Carolina en el horario y días antes mencionados.

“Pienso que la Universidad está abierta, y dispuesta a escuchar variantes y soluciones, no tanto por el bien de ella (trabajadores y alumnos), sino por el bien de todos, máxime ahora que se acercan las pruebas finales.

“Me despido diciéndoles que la jirafa, el hipopótamo y la 210 llegaron al unísono a Ciego de Ávila, y tal como veo las cosas, hay grandes posibilidades de que la 210 sea la primera que se vaya del parque.”

Ojalá, antes de que esa sentencia final se haga tangible, llegue la respuesta que necesitan alumnos y profesores de la UNICA. Aunque todos lo necesitan, el traslado para ellos se torna vital. Tengo la certeza de que nadie me preguntará por qué.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar