Martes, 25 de junio de 2019 10:29 AM

Fotogramas en la memoria

“La fotografía es verdad. Y el cine es una verdad 24 veces por segundo”. La frase le pertenece al director suizo de cine Jean Luc Godard. Hoy, que incluso esta manifestación ya se proyecta en Tercera Dimensión, mirar hacia el panorama de esas instalaciones en la provincia deja un sabor tan amargo que los 24 fotogramas de su realidad superan esa cifra, y uno llega a ver la salud de los antes concurridos espacios, en cámara lenta, como indicativo de lo pausado de su recuperación.

La carta enviada por Silvio Miguel Rodríguez, residente en el Edificio 15, Micro Sur, reparto Carrazana, en Morón, retoma un tema antes publicado en Invasor, que pasa, de la añoranza que siente, a la denuncia; y que, al leerla entre líneas (y no), deja claro el número de cuadros por segundo a los que se enfrenta la verdad que él sustenta.

“El cine Apolo no tiene techo desde hace muchos años. Con el paso del huracán Irma se acabó de destruir lo poco que quedaba. Me molesta que en todo ese tiempo no hayan puesto allí ni un ladrillo ni una teja. Mi padre y yo íbamos al cine noche por noche. Esa era nuestra televisión. Vivo enamorado de ese cine de mi infancia.

“Sufro hasta que se repare algún día y vuelvan las películas que entretenían a los jóvenes de entonces.

“El otro cine, San Carlos, lleva el mismo tiempo que el Apolo sin funcionar. Aquí me detengo. Una brigada, que vino de Camagüey, ante el destrozo en su interior, puso el falso techo y pintó la fachada. Eso me motivó. ¡Qué alegría!

“No me importaba que ya no se pusieran dos películas diarias, un noticiero y los avances de la nueva programación. Los fanáticos al cine disfrutamos hasta sentarnos en las lunetas y mirar la pantalla blanca. Los recuerdos no se borran y los sueños, tampoco. ¡Algún día volverán las viejas películas a rodar en grande!

“Quizás algunos se sorprendan porque esté luchando por algo que, en estos tiempos, son obras imposibles, o que sean un lujo (…). Se está conmemorando, este año, el aniversario de constitución del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos. ¿Qué diría Alfredo Guevara, un soñador?, ¿que sería un lujo luchar por un cine de multitudes?”

No es menos cierto que los tiempos han cambiado y que, en la actualidad, es más fácil ver una película en el hogar, con los pies sobre el sofá, descansando; y que la competencia de las nuevas tecnologías hace mucho rato le ganó la pelea a las proyecciones en pantalla grande. Sin embargo, los cines Apolo y San Carlos siempre fueron mucho más que eso: escenario de grandes festivales y actuaciones. Y esa, quizá, sea también parte del reclamo de Silvio Miguel.

Imposible obviar que ambos están ubicados en la principal arteria moronense, tampoco que el problema le antecede a Irma.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar