Sábado, 25 de mayo de 2019 7:05 PM

Escaleras arriba, escaleras abajo

Esto lo dijo el arquitecto y profesor alemán de Arquitectura, Ernst Neufert: “Las sensaciones al ascender por una escalera pueden variar mucho: desde las diferentes posibilidades de diseñar las escaleras de una vivienda, hasta las posibilidades que ofrece una escalera en el exterior, por la que ascender o descender apenas requiere esfuerzo.”

El reconocido germano lo deja claro, “apenas requiere esfuerzo”. Gladys Castellanos, residente en el Edificio No. 23, Micro C, reparto Vista Alegre, en Ciego de Ávila, habla en sentido contrario: alega insatisfacción. La suya y la de los moradores del inmueble, al verse obligados a subir por las escaleras ante la negligencia que allí pervive.

“Desde mediados del mes de noviembre del año pasado comenzó una brigada de Santa Clara a trabajar para el desmonte del ascensor (…).

“Con la ayuda de los vecinos rompieron la pared, o sea, la pared a lo largo de las puertas, porque estas son más anchas y había que hacer este trabajo, todo con el objetivo de agilizar la monta del ascensor.

“La brigada comenzó, pero fue a intervalos. No todos los días venían y cuando lo hacían era solo unas horas. Donde pusieron el motor y las puertas solo las llevaron hasta el sexto piso, y, a mediados del mes de diciembre, dicha brigada desapareció por arte de magia y hasta los días de hoy sin darnos una explicación del porqué, dejando todas las demás piezas y puertas que no fueron puestas en el primer piso del cuarto de los contadores de dichos apartamentos.

“Al parecer, esto no es de nadie, porque está todo a la vista, al descuido, a expensas de que cualquiera llegue allí y rompa un candado, que es lo que tiene puesta la reja. Nos preguntamos, si esto llegara a suceder, quién responde.

“Además, por el trabajo que realizaron los vecinos para agilizar (…). Esto continúa abierto desde arriba hasta abajo, todos los pisos, siendo un peligro, y nadie ve nada.

“Se comenta que esta brigada está trabajando en un hotel en el Cayo, no se sabe si es cierto o no, como tampoco sabemos si este trabajo ya fue pagado. (…) lo que sí sabemos es que cuando un trabajo se empieza no se debe dejar a un lado para comenzar otro, es una falta de respeto grande, así lo consideramos.

“Deben tener en cuenta que es un edifico alto, donde tenemos ancianos, enfermos, incluso, un operado de cadera y pierna que aún no ha podido ir a darse fisioterapia diariamente, como lo requiere, por no poder bajar tantas escaleras.”

Gladys lo deja en el terreno de la duda: no saben sí es cierto, o no, que la brigada haya sido movida para otra obra. De cualquier manera, los vecinos merecen una explicación, la que pudo ser antes, pero tampoco fue.

Mas, lo que sí queda claro es que la irresponsabilidad allí campea por su irrespeto. Ojalá la Dirección Municipal de la Vivienda, responsable de los edificios multifamiliares, no haya pagado por adelantado, y ojalá ponga fin al disgusto de los vecinos. 

Solo así, la escalera dejaría de ser motivo de insatisfacción y recuperaría el toque romántico que le confiere Neufert, quien, reitero, lo dijo de la manera más directa: “por la que ascender o descender apenas requiere esfuerzo”.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar