Viernes, 14 de diciembre de 2018 9:31 AM

Celosías y traspasos

En la edición del 22 de septiembre se publicó en esta sección el caso de Emilia Natalia Hernández (Una respuesta no llega y la otra…), de 82 años, vecina de calle Cuba No. 522, entre Cuatro y Cinco, reparto Vista Alegre, Ciego de Ávila.

Emilia contaba que en diciembre de 2016 se le asignó un subsidio de 85 000.00 pesos para la construcción de su vivienda, que se encontraba en estado precario; y que, por su estado de salud, hizo un Poder Especial a nombre de Felipe Gómez, para que este se encargara de visitar la tienda de venta de materiales de la construcción en el reparto Aeropuerto; sin respuesta positiva para el caso de las puertas y ventanas.

Según refería la remitente, ante la poca seguridad que tenían las losas para el piso y otros componentes, y la carencia de estos elementos, al apoderado le habían sugerido “poner celosías en las puertas y ventanas como solución”.

La respuesta a su carta, enviada por Graciela Condú Rodríguez, directora de Vivienda en el municipio de Ciego de Ávila, explica: “Sobre este caso, el subdirector general de nuestra entidad, José Luis Morales, se entrevistó con el señor Felipe Gómez, y él alegó que, en ningún momento, dio autorización para que se publicara la queja. Sobre la situación en cuestión de la carpintería se dio una indicación por el Gobierno Provincial de que una posible solución era poner celosías, aun sabiendo que no reúne los requisitos de habitabilidad.

“La Empresa de Producciones Locales es la encargada de la producción de ventanas de hormigón para la viviendas que están en el Plan del año, y así se pueden proteger los bienes (…), por lo que orientó esta alternativa, ya que por indicación del Banco Nacional de Cuba los subsidiados no les pueden comprar a los cuentapropistas; y en el caso de los subsidiados se dio la orientación por la Dirección Provincial de la Vivienda para que se realizara un listado de los que se encuentran en terminación, en el cual está incluida la recurrente. Siendo una queja Con razón pendiente de solución.”

Se cuestiona este redactor el por qué la remitente debía pedir autorización a su apoderado para tramitar su situación. En todo caso, sí para publicar su nombre, en tanto es ella la propietaria del inmueble (y al parecer del problema).

También llegó la respuesta a la queja de Yelid Torres Torres, publicada aquí el 26 de mayo de este año; contestación firmada por Fernando Pruneda Rodríguez, subdirector de la Vivienda en el municipio de Bolivia.

El directivo explica que, luego de crear una comisión que evaluara el caso, “(…) se realizaron las comprobaciones pertinentes, donde se pudo conocer que (...) Torres Torres se encuentra ocupando un local estatal ilegalmente: el comedor obrero de Vías y Obras del antiguo Ministerio de la Industria Azucarera, desde el 1ro. de agosto de 2015.

“Que debido a la situación crítica de la vivienda en que habitaba, y de salud que presentan los hijos y el esposo de la quejosa, el Gobierno Municipal determinó dejarla en el local y comenzar el trámite de traspaso para su entrega posterior, con los documentos requeridos para su legalización.

“Tras el paso del huracán Irma (…), fue una de las damnificadas con afectación total de techo (…), registrada con ficha No. 516 en la Oficina habilitada para tal efecto. La recurrente ha ido adquiriendo los recursos asignados, según la prioridad de las afectaciones, faltándole otros recursos que, según vayan entrando al municipio, podrá adquirir.”

No consigna la carta cuántos o cuáles recursos le han otorgado, ni en qué fecha le concederán el Título de Propiedad.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar