Sábado, 22 de septiembre de 2018 1:52 AM

Bajo presión

Hay ocasiones en las que uno llega a dudar de la existencia de personas que solo reaccionan bajo presión, aunque tengan una responsabilidad en beneficio de los demás y perciban, además, un salario por eso.

El caso de Miguel Ángel Marrero O’Reilly, jubilado, de 65 años de edad, y residente en calle Avellaneda Edificio 4 apartamento 12, entre Maceo y Villamil, en la ciudad de Morón, siembra, otra vez, en este redactor, la duda expuesta en el párrafo inicial.

“El motivo de mi carta es para dar a conocer una violación de la legalidad a la que no se le da solución en este municipio a pesar de los esfuerzos que he realizado en el término de casi dos años, consistente en la construcción de una cerca de bloques, de forma ilegal, dentro de los límites del terreno que ocupa la vivienda de mi hijo Meydel Alberto Marrero Falcón, al cual represento mediante Poder Especial Notarial. Esta vivienda se encuentra localizada en la calle Narciso López No. 24, entre Estrella y Óscar Lucero en la ciudad de Morón.

“A partir de la entrega por parte de la Dirección Planificación Física (DPF), en septiembre de 2016, del autorizo y proyecto de obra para la construcción de una tapia de bloques en los límites de mi propiedad, no he podido ejecutarla a pesar de poseer toda la documentación legal para ello y haberse presentado en más de ocho ocasiones inspectores y funcionarios de la DPF. Los vecinos colindantes nunca han podido mostrar su Título de Propiedad actualizado, manifestando siempre que a una abogada del Bufete Colectivo se la había extraviado hace aproximadamente tres años.

“En dos ocasiones en que los compañeros de la DPF hicieron las mediciones y clavaron la estaca, estos vecinos la desenterraron delante de ellos mismos y, en la segunda ocasión en que hicieron el mismo trabajo, la volvieron a desenterrar después que estos se retiraron. En una tercera ocasión que un funcionario se disponía a clavar la estaca su mano fue aguantada por unos de los colindantes y en una forma descompuesta no lo dejó hacer su trabajo. A mi reclamo a la DPF, la compañera Maribel de Atención a la Población me comunicó que no se podía hacer nada, pues esos vecinos le iban a dar un golpe a uno de sus trabajadores.

“El día 29 de marzo de 2018, al dirigirme a dicha vivienda que se encuentra en construcción, observo que mis vecinos habían comenzado la construcción de una tapia de bloques en horas de la noche anterior la que ya se encontraba en un 30 o 40 por ciento de ejecución y, además, de forma ilegal (…).

“Por este motivo presento queja ante el director de la DPF, el cual inmediatamente ordena al jefe de los inspectores personarse en el lugar. En horas del mediodía se presenta un inspector y aplica una multa de 100.00 pesos y una orden de demolición; y verifica que dicha tapia se encontraba a un 30 o 40 por ciento de ejecución como dije anteriormente. No obstante de las advertencias hechas por el inspector y después de su retiro la cerca de bloques fue terminada.

“Pasado el tiempo, y viendo que no había actuación de la DPF, vuelvo a entrevistarme con su director y este me dice que había agotado todos los recursos y me orienta que hiciera una denuncia a la Policía Nacional Revolucionaria por Ejercicio Arbitrario de Derecho; después de varios intentos para hacer la denuncia los compañeros de la PNR me decían que eso era problema de la DPF. Al fin y a través de Fiscalía, la PNR me acepta la denuncia y me dice que debo esperar 20 días. Antes de la fecha fijada me citan y me dicen que la denuncia se archivaba, pues mi caso no era constitutivo de delito.

“El día 25 de abril presento queja en Fiscalía Municipal contra la DPF por Violación de la Legalidad ya que me encontraba peloteado y maltratado por esta institución que no le daba solución a dicho problema. El 22 de junio del 2018 recibo respuesta de Fiscalía Municipal la cual me notifica por escrito que habían citado al Director de la DPF y que este le había manifestado que ya lo que le quedaba era la demolición de dicha tapia, pero que hacía aproximadamente cinco años que el Grupo de Enfrentamiento a las Ilegalidades en el municipio no funcionaba que debía, a través de un abogado, reclamar a los tribunales.

“El día 5 de julio pido un despacho con el compañero Machado, vicepresidente que atiende la construcción en el municipio. Le muestro la respuesta de Fiscalía y otros documentos legales y me confirma que el Grupo de Enfrentamiento sí existe y si no existe se constituye, que lo que debo hacer es una demanda mediante un abogado a los tribunales.

“Ahora mis preguntas: ¿Por qué ir a los tribunales si existen todas las instituciones y el mecanismo para hacer cumplir lo legislado? (…) ¿A quién se subordina el Grupo de Enfrentamiento del municipio?

Cartas Abiertas espera que todas las interrogantes de Miguel Ángel tengan respuestas. Y que estas lleguen pronto a nuestro buzón.


Comentarios  

# UnKnown 07-08-2018 10:45
Precisamente por casos como este es que en el país se vive una especie de anarquía donde prolifera más todo lo que tiene que ver con miseria humana que otra cosa. No se hace nada si existe una legalidad de papel que continuamente se viola y quien tiene que actuar, tiene que abstenerse de hacerlo.
¿Cómo hemos llegado ahí? Hay múltiples aristas del problema; para mí dos de las más graves han sido la combinación letal de igualitarismo y paternalismo mal encaminados, y que al final culminan beneficiando no precisamente a lo mejor de la sociedad.
Siempre me han hablado de estar preparados para la guerra con el enemigo imperialista, pero cada vez me convenzo más de que si EUA viene, probablemente sea más para separarnos que para invadirnos.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar