Jueves, 20 de junio de 2019 5:51 PM

Un reclamo para desbloquear sonidos (+Video)

La matemática nos enseña, mirando su contenido de manera rápida y sintética, que los números son eso, cifras con las que se hacen varias operaciones, se logran resultados. Mientras, la vida te enseña a leer los números con matices, a “medir” los contextos. Por ejemplo, 15 puede parecer una cantidad pequeña, relativamente “mediana”, o muy grande.

Si hablamos de que son 15 los niños sordos de la escuela especial Águedo Morales Reina, en Ciego de Ávila, que no tienen todas las condiciones que pudieran para su aprendizaje a causa del bloqueo económico y financiero que impone Estados Unidos a Cuba, entonces el dato toca la fibra más sensible y nos parece enorme.

El bloqueo existe, y se usa, en ocasiones, como pretexto ante lo mal hecho. Pero de su existencia no se puede dudar y de que nos afecta dan fe quienes lo palpan. Por eso Invasor conversó con Wilfredo Osuna Rodríguez, director de la Águedo Morales, quien habla de que, de los 72 alumnos que tiene el centro, es en esos 15 con dificultades para la audición en los que recae, con más fuerza, el impacto de la arbitraria medida.

“El principal daño está a nivel grupal, porque disponíamos, para cada aula, de unos equipos que amplifican los sonidos y facilitan el proceso de aprendizaje; mas, con el uso, se han roto y no podemos arreglarlos; no hay piezas de repuesto y el fabricante, Philips, ha recibido multas por parte del gobierno de Estados Unidos a causa de esta política hacia la Isla.”

"Están en la misma situación los aparatos para el entrenamiento del habla —explica—, los cuales, mediante vibraciones, ayudaban a los alumnos a mejorar sus habilidades con el lenguaje. Y ya no podemos usarlos. A veces, el ingenio de innovadores viene a ser una suerte de camino alternativo por obligación; sin embargo, no siempre es la vía que se puede usar, este es el caso.

"De manera individual, los niños que necesitan prótesis son atendidos, sistemáticamente, en el Centro Auditivo Provincial y, por supuesto, reciben el seguimiento aquellos que tienen implantes cocleares.

“No obstante, esa otra complementariedad, lo que haría que todo el proceso educativo fuera más integral de lo que ya es, nos sigue faltando a todos, maestros y estudiantes.”

• Lea aquí: Una clase de afectos, en Invasor.

Son ellos 15, que pudieran ser más, o menos, incluso podría ser solo uno; nombres, historias, muchachos y muchachas a los que, desde pequeños, se les habla del bloqueo y, quizás, en algún momento, no entiendan su implicación, más que su significado; aunque, más tarde o más temprano, sabrán que está allí (esperemos que no por mucho más tiempo) y comprenderán que no solo lo biológico entorpece su relación con los sonidos.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar