Miércoles, 17 de julio de 2019 10:32 AM

Sufren discapacitados avileños las consecuencias del bloqueo

La compra de equipos para el aprendizaje, la locomoción e inserción útil en la sociedad de quienes padecen problemas de la visión en Ciego de Ávila se ve truncada por el injusto bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba.

Senén Morales Leiva, presidente del Consejo Provincial de la Asociación Nacional de Ciegos y Débiles Visuales (ANCI), indicó a la ACN que, a pesar del cerco norteamericano, unos 1 100 avileños con discapacidad visual se incorporan a los diversos programas sobre vida diaria, orientación y movilidad en el espacio, elaboración de alimentos y trabajos manuales.

Liván Dueñas Zamora, presidente de la ANCI en el municipio de Ciego de Ávila, explicó que los asociados viven con limitaciones de diferentes medios necesarios para su desarrollo, como relojes parlantes, gafas, bastones de apoyo y graduaciones para espejuelos.

Dentro de las variadas acciones que garantiza el gobierno revolucionario para las personas ciegas y de baja visión, en coordinación con la ANCI, está realizar encuentros de rehabilitación con el objetivo de desarrollar el olfato o subir y bajar las escaleras con pasamanos, agregó.

Precisó, además, que el municipio cabecera cuenta con 462 afiliados hasta la fecha, de los cuales más de 200 son adultos mayores, que requieren sillas de ruedas, imposibles de adquirir para todos sin el cese de la indignante política estadounidense.

Lianet Morales Corchado, técnica del área especial en la biblioteca provincial Roberto Rivas Fraga, señaló la ausencia de máquinas mecánicas de escritura en Braille PERKINS y de hojas para escribir en este sistema, que son fabricadas y comercializadas en los Estados Unidos y muy necesarias para el logro de una vida activa, sana y placentera en avileños ciegos y de baja visión.

Norberto Chávez Menéndez, coordinador provincial para la atención a personas sordociegas, expresó que varios, de los 36 asociados a la ANCI avileña con esta discapacidad, requieren de modelos o tipos de aparatos auditivos difíciles de adquirir bajo el asedio norteamericano.

La población invidente cubana, ocupante, tal vez, del último puesto en la escala de aquella sociedad antes de 1959, experimenta profundos cambios en su existencia, pese al bloqueo de casi seis décadas, pues se le puede hallar en la faena de un taller o de una fábrica, frente a una máquina de escribir o una computadora, impartiendo una clase o formando parte de un grupo musical.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar