Jueves, 20 de junio de 2019 5:38 PM

Endocrinología cubana, seriamente afectada por el bloqueo

La Endocrinología es considerada, en Cuba y el resto del mundo, una de las especialidades médicas más costosas en la atención a los pacientes, junto con la Oncología y la Hematología; en el caso cubano, a esta realidad se suman los obstáculos financieros y comerciales del bloqueo impuesto por los Estados Unidos hace casi 60 años.

Tal valoración la hizo en exclusiva con la Agencia Cubana de Noticias la doctora Ileydis Iglesias Marichal, directora del Instituto Cubano de Endocrinología, a raíz de recrudecerse ahora ese cerco, con la aplicación desde el 2 de mayo del Título III de la Ley Helms-Burton.

La Antilla Mayor se ha mantenido durante varios años atendiendo a las personas diabéticas con un programa de educación, pero no existen para ellas determinados medios de los que hoy se dispone en el orbe.

Un ejemplo resulta el glucómetro de monitoreo continuo, fabricado con tecnología HABBO y de procedencia estadounidense, que evita al paciente pincharse varias veces al día, al contar este equipo con un sensor que se coloca de manera permanente en la piel, pero nuestro país no puede adquirirlo, reiteró la también Delegada por Cuba de la Federación Internacional de Diabetes y Subdelegada de la Asociación Latinoamericana de la propia dolencia.

Hace tiempo, existe, asimismo, la bomba de infusión de insulina, también estadounidense, la cual evita que esos enfermos tengan que pincharse continuamente para diagnosticar una hipoglucemia, y en la Isla ningún niño ni adulto ha podido disponer de esta sofisticada tecnología, aclaró.

En ambos casos, subrayó la especialista, la prueba se garantiza a todos los cubanos, de forma gratuita, mediante otro proceder.

Según la doctora Iglesias Marichal, más allá del retiro de proveedores, la ausencia de materia prima para la fabricación de medicamentos incide negativamente en la calidad de la atención a estos pacientes.

Aun con las serias limitaciones económicas, se recurre a terceros países para que los diabéticos puedan tener un mejor control, lo cual encarece el costo de los productos, enfatizó.

El planeta conoce de la injusticia de este bloqueo, de cuánto nos afecta y, sobre todo, en temas tan sensibles como la salud, refirió la especialista, y recalcó los esfuerzos del gobierno, pues la Salud Pública constituye una prioridad para la máxima dirección del Estado en la nación caribeña.

Como muestra de este esfuerzo, y sorteando disímiles obstáculos financieros y comerciales, el país ha adquirido en los últimos años tecnología de última generación a nivel de primer mundo para el diagnóstico y el tratamiento, no solo de las enfermedades endocrinas, sino también de las del resto de las más de 60 especialidades médicas, acotó.

La exportación de servicios médicos como fuente de ingresos se ha logrado por la preferencia de extranjeros de diversas latitudes a atenderse en instituciones cubanas, por el prestigio de los profesionales y su solidaridad y humanismo, subrayó la entrevistada.

"Por ello el compromiso de rechazar estas políticas hostiles de los Estados Unidos, como la activación del Título III de la Ley Helms Burton, que pretende perjudicar aún más a nuestro país; por lo cual tenemos que mantenernos firmes ante los que intentan aplastarnos, como lo mostró el desfile masivo por el Primero de Mayo."

Sin importarles el rechazo universal, la aplicación del referido Título III reafirma la prepotencia del presidente estadounidense Donald Trump y su administración.

Por su amplio carácter extraterritorial, este engendro impide la libertad de comercio e inversión, viola las leyes y los derechos humanos del pueblo cubano, la Constitución de los Estados Unidos y varias normas jurídicas de ese país.

También, numerosos estatutos del Derecho Internacional que regulan las relaciones políticas, económicas y financieras entre los Estados.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar