Canciller cubano denuncia recrudecimiento del bloqueo de EE.UU.

Bruno RodríguezInternet El canciller cubano, Bruno Rodríguez, denunció este martes que el recrudecimiento y aplicación extraterritorial del bloqueo económico, financiero y comercial de EE.UU. es un ataque al derecho internacional y la soberanía de los Estados.

El Ministro de Relaciones Exteriores apuntó en su cuenta en Twitter que esa política constituye el principal obstáculo para nuestro desarrollo y es una flagrante violación de los derechos humanos de todos los cubanos.

El bloqueo total contra Cuba comenzó oficialmente en febrero de 1962, aunque desde 1959 Washington venía aplicando esa estrategia bajo la presidencia de John Kennedy (1961-1963).

Esa política es considerada en el derecho internacional como un acto de guerra y busca asfixiar el desarrollo económico y social de la nación caribeña, según las denuncias de sus autoridades en varios escenarios.

El informe Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, que cubre el período comprendido entre abril de 2017 y marzo de 2018, refiere que el bloqueo causó en ese lapso pérdidas a Cuba calculadas en unos 4 321 millones 200 000 dólares.

Las afectaciones en el comercio exterior en esa etapa ascienden a 3 343 millones 400 000 dólares, acorde con el documento presentado por Cuba, cada año, ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

A su vez, los daños acumulados durante casi 60 años ascienden a 933 678 millones de dólares, tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional.

A precios corrientes, el cerco ha provocado perjuicios cuantificables por más de 134 499 millones 800 000 dólares, precisa el texto.

Desde 1992, la iniciativa cubana tiene un respaldo mayoritario en la Asamblea General, el principal órgano deliberativo de las Naciones Unidas.

El 1 de noviembre del año pasado, en la vigesimoséptima votación, el documento tuvo el apoyo de 189 de los 193 estados miembros de la ONU.

Sin embargo, la actual administración del republicano Donald Trump recrudece esta política con nuevas acciones, como la activación del Título III de la Ley Helms-Burton, que codifica el bloqueo.