Miércoles, 17 de julio de 2019 10:33 AM

Marco Aurelio. Un emperador bueno

• “Basta conocer la pasión dominante de una persona, para poder estar seguros de saber agradarle”, bien pensada sentencia que pertenece a la autoría de Marco Aurelio Antonio Augusto (121-180), el último de los llamados Cinco Buenos Emperadores de Roma; y el tercero de origen hispano, también conocido como El Sabio o El Filósofo.

Este gobernante romano, según refieren estudiosos, está considerado como una de las figuras más representativas de la filosofía estoica. Su gobierno estuvo marcado por hechos guerreros en Asia y en Germania Superior.

Agregan que, al tiempo que luchaba en las campañas de los años 170 y 180, Marco Aurelio escribió sus Meditaciones, como fuente para su guía y mejoría personal.

Sus anotaciones en esa obra son representativas de una mente lógica y un pensamiento filosófico y espiritual, acorde al estoicismo, doctrina que abrazó y defendió. Las Meditaciones están consideradas como un monumento literario a un gobierno al servicio del deber. Además, fueron elogiadas por su exquisito acento y dulzura.

• En fecha tan lejana como el año 1560, los italianos utilizaron por vez primera los preservativos o condones, que confeccionaban de lino, para protegerse de las enfermedades venéreas.

• Sepa, amigo internauta, que la Paleografía es el arte de leer o descifrar los escritos antiguos. Esta rama de las ciencias deviene valioso auxiliar de la Historia y de la Antropología.

• El drama Hamlet pertenece a la autoría de William Shakespeare (1564-1616), poeta y dramaturgo inglés. Está conformado en cinco actos, y refleja de forma admirable el alma del Hamlet soñador y filósofo contemplativo, quien sucumbe agobiado por el papel que le obliga a representar la fatalidad de las circunstancias y la conmovedora figura de Ofelia, su prometida.

• El signo de igual a (=) se utiliza hace ya más de cuatro siglos. Fue el matemático inglés Robert Recorde quien lo eligió porque “dos cosas no pueden ser más iguales que dos rectas paralelas”, según la definición que acuñó en uno de sus libros.

• El Fénix era un ave fabulosa que, según las creencias de los antiguos, era única y renacía de sus cenizas. Se denomina así a lo que se tiene por exquisito y único de su especie.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar