Lunes, 19 de noviembre de 2018 4:51 PM

El incomparable Moliere

• “El celoso ama más, pero el que no lo es ama mejor”, sentenció el autor cómico francés Juan Bautista Poquelín (1622–1673), conocido universalmente como Moliere, quien fue actor, director teatral y autor, al mismo tiempo.

Precisan especialistas que con igual destreza y talento recorrió las más diversas formas de su manera de hacer arte, desde la farsa burlesca hasta la más exquisita comedia.

No por gusto se puntualiza que ningún escritor francés puede comparársele desde el punto de vista del relieve de los caracteres, la originalidad y la ciencia perfecta de la escena.

Entre sus principales obras figuran Las preciosas ridículas, La escuela de los maridos, El misántropo, El médico a palos, El avaro, Tartufo y El burgués gentilhombre.

• La primera señal de PARE de que se tienen noticias, fue diseñada en Alemania, en 1892. Se describía como una calavera metálica que por la noche se iluminaba. Sepa que su implantación provocó el pánico en los viajeros.

• La mandrágora es una planta de la familia de las solanáceas, generalmente bifurcada, que recuerda un cuerpo humano provisto de piernas. La especie oficinal o medicinal tiene propiedades narcóticas. Fábulas muy antiguas le atribuyen propiedades maravillosas, aunque también se empleó en prácticas de encantamiento y brujerías.

• En Grecia y Roma antiguas surgieron los primeros clubes, con fines marcadamente religiosos o para promover intereses comunes. En su versión moderna, este tipo de asociaciones aparecieron en la Inglaterra del siglo XVII.

• El médico y criminalista italiano César Lombroso (1836–1909), al considerar que la herencia y la influencia de las enfermedades nerviosas desempeñaban un papel fundamental en la psicología del criminal, declaró que este podría ser un enfermo más que un culpable.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar