Martes, 23 de octubre de 2018 1:58 AM

Ballagas y la poesía negrista

“Yo solo soy la sombra de tu ausencia, una oscura mitad que se acostumbra”, sentenció el poeta cubano Emilio Ballagas (1908–1954). Uno de los destacados cultores de la llamada poesía negrista.

Sus composiciones más gustadas fueron catalogadas por los estudiosos de esa temática como sensuales, dramáticas y dinámicas, puestas en blanco y negro con la utilización de un lenguaje propio.

Las tituladas Júbilo y fuga, Cuadernos de poesía negra y Sabor eterno, sobresalen entre las que conforman la vasta obra de este ilustre poeta de la Mayor de las Antillas.

• Sepa que el monstruo de Gila es una de las dos especies de lagartos que usan el veneno para matar a sus víctimas. Añada a su acervo que entre sus preferidos para nutrirse figuran las serpientes, los ratones y otras alimañas.

• En La Coruña, España, puede localizarse la Torre de Hércules, faro que alcanza una altura de 185 pies. La obra fue edificada por el emperador Trajano entre los años 98 y 117 de nuestra era.

• Cuando en el habla popular usted, amigo internauta, escuche decir: “Fulano está curado de espanto”, conozca que se aduce a una persona que no le tiene miedo tanto a las amenazas como a sus adversarios.

• Tremolina es, literalmente, la agitación ruidosa del aire. Pero en sentido figurado y familiar significa bulla, gritería, algazara, gran jaleo… Tal voz es sinónimo de escándalo.

• Al inventor inglés Edward Cartwright (1743–1827) se deben dos aportes a la humanidad: la construcción de un telar mecánico y de una máquina para cardar la lana.

• Se conoce como cuáqueros a los integrantes de una secta religiosa originaria del siglo XVII y difundida, fundamentalmente, por Inglaterra y los Estados Unidos. También se les llama “tembladores” y tenían como características esenciales no admitir ninguna jerarquía eclesiástica. Se distinguieron por la pureza de sus costumbres, probidad y filantropía.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar