Bruno Rodriguez1• En conferencia de prensa el canciller cubano rechazó la directiva presidencial de Donald Trump y la calificó como un retroceso en las relaciones bilaterales. “Es un témpano de la Guerra Fría”, dijo.

La voz del canciller cubano Bruno Rodríguez tiene esa rara cualidad de transmitir serenidad y un poco de rabia al mismo tiempo. Será el entrenamiento de tantos años como diplomático el que le permite mantener la ecuanimidad cuando desenmascara a los anexionistas, mercenarios y plattistas que acompañaron al presidente estadounidense el viernes en Miami, vitoreando y aplaudiéndolo, mientras hacía alarde de una descomunal dosis de ignorancia y desprecio.

• De lo que dijo Trump en Miami

“No hay dudas de que esta política rescata témpanos de la Guerra Fría”, dijo el Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba y calificó de retroceso en las relaciones bilaterales y de grotesco espectáculo el pronunciamiento de Donald Trump hacia Cuba. “Protesto por este escarnio y emplazo al gobierno de Estados Unidos a demostrar que el presidente Trump no estaba acompañado por terroristas.”

En conferencia de prensa desde Viena, Rodríguez Parrilla fue enfático y vehemente al afirmar que no sería esta nueva política la que cambie el curso de la Historia en Cuba, porque el pueblo de la Isla ha resistido y vencido cada intento de doblegarlo. “¿Con qué podrían amenazarnos que no lo hayan hecho antes y fracasado?” Cuba no negociará sus principios ni aceptará condicionamientos “como no lo ha hecho jamás”.

Aunque todavía se debe esperar por el marco regulatorio de esta directiva presidencial, el canciller confirmó lo que ya se sabía desde el jueves, cuando se filtraron algunas pautas del discurso de Trump: los más perjudicados serán los propios ciudadanos estadounidenses (a quien su presidente dice proteger) y el sector no estatal cubano. “No hay forma de dañar a las empresas estatales sin dañar a los cooperativistas y cuentapropistas.”

• Desde el mismo viernes no se hicieron esperar las críticas a la directiva presidencial

También confirmó la disposición de Cuba de seguir avanzando en las relaciones bilaterales y honrar los acuerdos firmados, siempre sobre la base del respeto a la soberanía y la autodeterminación. “No hay dudas de que la historia obligará a un presidente de los EE.UU. a levantar el bloqueo y a normalizar las relaciones con Cuba, y tendremos la paciencia, la resistencia y trabajaremos hasta que eso ocurra.”

El canciller cubano dijo que el presidente Trump está mal asesorado y al parecer le han hecho creer que le debe el voto de la Florida a la comunidad cubana. “Si fuera así, lo han engañado.” Más del 70 por ciento de los estadounidenses y cubanoamericanos están a favor del acercamiento con Cuba y de la eliminación del bloqueo.

Sobre la cacareada idea de Trump de lograr un “mejor acuerdo” con la Isla, el jefe de la diplomacia cubana aseguró que un mejor acuerdo sería levantar el bloqueo y devolver el territorio ocupado en Guantánamo.

En las conclusiones de su intervención, Rodríguez Parrilla reafirmó que Cuba actuará siguiendo la proclama de América Latina y el Caribe como zona de paz, firmada en La Habana durante la II Cumbre de la Celac. Además, ratificó que en los últimos años se ha demostrado que Cuba y EE.UU. pueden convivir pacíficamente, incluso con diferencias irreconciliables en cuanto al sistema político y el tratamiento de los derechos humanos.

Aquí, como dijo el ministro, nadie estaba en vilo esperando por el pronunciamiento de Trump, porque si alguna certeza existe es que los cambios que sean necesarios en Cuba los decidirá únicamente el pueblo cubano. “No pediremos a nadie perdón ni permiso.”

En el inicio de su intervención Rodríguez Parrilla envió un mensaje de solidaridad a los pueblos y gobierno de Portugal, Reino Unido y Colombia, por las víctimas del incendio y del terrorismo, respectivamente.

• Vea la conferencia de prensa del Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar