El Grupo de Trabajo de Cuba (CWG) en el Congreso estadounidense anunció este viernes que en los próximos días se involucrará a fondo con las agencias federales para mitigar las consecuencias dañinas de la nueva política hacia la Isla.

Poco después de que el presidente Donald Trump anunciara desde la sureña ciudad de Miami la decisión de revertir partes del acercamiento al país caribeño iniciado por la administración previa, el órgano bipartidista emitió un comunicado en el que criticó esa medida.

Los copresidentes de ese colectivo, las representantes demócratas Barbara Lee y Kathy Castor, y los republicanos Rick Crawford y Tom Emmer, indicaron que el anuncio es malo para los negocios norteamericanos y un riesgo injustificable para la seguridad nacional.

Asimismo, indicaron que la nueva política, también, es un golpe para el pueblo y el sector privado de la Isla.

La gran mayoría de los estadounidenses apoya firmemente las políticas de viajes y comercio, al igual que una amplia coalición de republicanos y demócratas en el Capitolio, sostuvieron.

El CGW, integrado por 24 miembros del Congreso, agregó que en lugar de revertir el acercamiento hacia Cuba, se debería abrir la puerta a un mayor compromiso con la isla vecina.

Instó, además, a la administración de Trump a reconsiderar esta decisión contraproducente.

Redoblaremos nuestros esfuerzos para promover políticas que hagan crecer nuestra economía, fortalezcan la seguridad nacional y beneficien al pueblo cubano, expresaron.

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar