Bolivia tras el paso de IrmaDécimas escritas por Ireneo Socarrás Álvarez, a través de las cuales realiza una descripción del paso del fenómeno meteorológico por territorio cubano.

Monstruo con nombre de mujer
I
Llegó el terrible ciclón
a Cuba como un suicida,
la patria hoy renace erguida
herida en el corazón.
Tragedia y desolación
sobre el suelo hacia el ocaso.
Pero el pueblo en un abrazo
se fundió ante el torbellino,
consciente que su destino
iba quebrando a su paso.

II
Baracoa lo recibe
como a Cristóbal Colón,
al conocer el ciclón
su caída la percibe.
Por la puerta del Caribe
se burlaba de su aporte.
Su fuerza de alto soporte
vino a desplazar con saña,
dejó a un lado la montaña
y enrumbó su paso al norte.

III
En su aire no desmaya
visita a Guardalavaca,
con toda su fuerza ataca
sobre el polo de su playa.
El turista que se haya
rápido se protegió.
Con Las Tunas se enfrentó
y en sus campos naturales,
dormía los platanales
que tanto esfuerzo costó.

IV
De irregular extensión
en el Balcón del Caribe,
toda su ironía exhibe
retratando a la región.
Su agricultura el pulmón
con su productiva base.
Todo a su paso deshace
sin contenerse en su andar,
Amancio lo vio llegar
y hoy de las ruinas renace.

V
Inconforme con lo hecho
violento impone su ley,
pone proa a Camagüey
con su coraza en el pecho.
Se siente con el derecho
de utilizar esa vía.
Al ver la ganadería
pastando sobre su falda,
hace zafra en Esmeralda
y nada en Santa Lucía.

VI
Por todo el terreno llano
sin recibir resistencia,
derrumbaba sin conciencia
lo que dibujó en su plano.
Lo que el hombre con su mano
edificó con empeño.
A lo grande y lo pequeño
le iba causando una herida,
y barrió el alma con vida
del pueblo de Lugareño.

VII
En la tierra agramontina
dobló los cañaverales,
y a la ciudad sin portales
la cubrió con su cortina.
Sobre su puente se empina
para domar su estructura.
La Plaza por su natura
con la casa del Mayor,
puso a resguardo el folklor
y patrimonial cultura.

VIII

Por la Sierra de Cubitas
con el aire que le brota,
giró buscando la flota
en el puerto de Nuevitas.
Los barcos amarran pitas
y protegen a su grey.
A las casas del batey
que tropezó en el camino,
las bautizó con su sino
y barros del Camagüey.

IX
En el mensaje que evoco
Irma seguía infernal,
y en una triste espiral
se posaba en Cayo Coco.
Este polo que convoco
por su marino linaje.
El viento cambió su traje
con su proverbial despojo,
ahogando al flamenco rojo
para nublar el paisaje.
X

Esa flor de la camelia
del pueblecito holandés,
lo viró todo al revés
con sus cantos de Noelia.
Fue nuestra heroína Celia
la que el paisaje cambió.
Su escuela lo diseñó
para la posteridad,
y allí la comunidad
lo sembró en Turiguanó.

XI
Cual volcán en erupción
Irma con pasos de mocha,
sus vientos paseó en la Trocha
de Júcaro a Boquerón.
Conoció del apagón
en constantes movimientos.
Los árboles, sus asientos
besaban caídos el suelo,
y sus raíces al cielo
rogaban cesar los vientos.

XII
Se detuvo en la región
para arrasar en Bolivia,
derramando sangre tibia
de una gran connotación.
En los predios de Morón
furioso se hizo sentir.
Sin dejar de competir
con su jamo en Punta Alegre,
le robó el semblante alegre
su hábitat y el porvenir.

XIII
El hombre que tanto ama
la pesca y el mar embiste,
ve el agua grisosa y triste
porque su nave lo llama.
Ese hombre es Guardarrama
celoso y conservador.
Un osado comprador
le ofreció una alta suma,
y hoy el barco es solo espuma
que ha golpeado al pescador.

XIV
Con ese porte intranquilo
entre el mar y el Escambray,
cae sobre Yaguajay
donde se enfrenta a Camilo.
Él en su valla tranquilo
llama al pueblo a resistir.
No se puede confundir
ante tal adversidad,
porque nuestra libertad
se ganó por combatir.

XV
En esa región del norte
de la tierra espirituana,
con su potencia se ufana
al cotizar el reporte.
Nada igual en ese porte
se registra en su memoria.
Dejó en su dedicatoria,
que el patrimonio se cuide;
para que nadie lo olvide,
pasó por playa Victoria.

XVI
El Che descarrila el tren
artillado en Santa Clara,
pero al huracán no para
nada al norte en Caibarién.
Fue tras ese hermoso edén
forjado en la cayería.
En toda su travesía
fue buscando puntos clave,
por donde romper la llave
que abre nuestra economía.

XVII
Corta raso a la raíz
sin detenerse en la historia,
buscando obtener más gloria
en el centro del país.
Irma impone su matriz
en toda la cayería.
El pueblo de una herejía
lo califica en su hito,
al ver destrozado el mito
que alcanzó en su economía.

XVIII
El Caimán Verde sin egos
que causa gran empatía,
divisó a Irma en la bahía
de la ciudad de Cienfuegos.
El pueblo sin desosiego
se levantó en espiral.
En su estado natural
de la patria un monumento,
lágrimas vertía el viento
por su estampa colonial.

XIX
Benny Moré y su cultura,
el puerto y la paella,
hacen la ciudad más bella
sobre su hermosa estructura.
Pero Irma con su postura
llegó aquí a buscar fortuna.
Por no irse sin ninguna
medalla que festejar,
pescó los aires del mar
y pasó por Rancho Luna.

XX
Aunque la marea suba
Rubiera sigue su escala,
y con el mapa lo avala
sobre la Atenas de Cuba.
Con su mensaje coadyuva
para orientar el sendero.
El avezado rutero
del Arco de las Antillas,
después de cruzar Las Villas
hizo gala en Varadero.

XXI
El Valle de Yumurí,
su bella bahía, el puerto,
cruzó sus puentes despierto
con aires de Canasí.
Pero se detiene aquí
observando el alto oleaje.
Sin despojarse del traje
escuchó la poesía,
que con dolor le ofrecía
nuestra Carilda al paisaje.
XXII
En Cárdenas sus banderas
lo instan a variar el rumbo,
cual Rayo de Catatumbo
golpeó a la Antonio Guiteras.
Por tan bellas cordilleras
avanzó dando su teque.
Con ironía un guateque
le ofrecía a Santa Cruz,
pero por falta de luz
se paseó por Mayabeque.

XXIII
Entra y sale a su lindero
dispuesto a tomar La Habana,
y el viento le fue con gana
al litoral habanero.
El malecón lo primero
que bañó con su maldad.
Sin un hito de piedad
le impone su testimonio,
al longevo patrimonio
ícono de la ciudad.

XXIV
Ataviado en el noroeste
con bolsas de remolinos,
flotó por Cuatro Caminos
dejando a su paso peste.
Llegó a la Habana del Este
el Túnel y el Capitolio.
Quiso ante un pueblo sin polio
mielitis dejar su nombre,
donde la mano del hombre
construye su monopolio.

XXV
Este bosque de semillas
humana el ciclón hirió,
pero el maestro siguió
desplegando sus cartillas.
En el norte en sus orillas
buscaba cerrar las puertos.
Colapsar los aeropuertos
por donde el país encausa,
ante ello solo una pausa
para enterrar a los muertos.

XXVI
Con su fuerza destructora
a lo largo del caimán,
la tormenta con su imán
acabó la fauna y flora.
Y nos dijo: Por ahora
más luego regresaré.
Al mundo le contaré
de ese cubano heroísmo,
que construye el socialismo
con un pueblo que está en pie.

XXVII
Por todo lo ancho y largo
de esta Isla del Caribe,
Irma orgullosa se exhibe
y nos dejó un trago amargo.
Para el imperio su embargo
es un salón de recreo.
Ellos buscan el trofeo
con ciclón o sin ciclón;
para ahogar a la nación
le han impuesto su bloqueo.

XXVIII
Cuba podrá resistir
a un impostor avestruz,
en un ocaso sin luz
sin tenerse que rendir.
Pero el mundo ha de acudir
al conocer su verdad.
Ella y su fraternidad
cuando ha sentido el dolor,
se ha ofrecido con amor
por su solidaridad.

XXIX
Con transparencia y acción
por sus cubanas verdades,
Cuba a sus debilidades
no niega en la corrupción.
Como es que puede un bufón
hablar con tanto despecho.
Darse golpes en el pecho
con su mensaje iracundo.
Hoy se cree dueño del mundo
sobre la Ley y el Derecho.

XXX
En toda su trayectoria
a Cuba por su matriz,
fue cavando en su raíz
para borrar su memoria.
Es un alón de la historia
de una gran evocación.
Ese cismo en erupción
con todo su maleficio,
sepultaba el sacrificio
y el Ara de la nación.

XXXI
Cuba épica, hecha pedazos
y su blancura de armiño,
vio salvar a Martí un niño
en un busto entre sus brazos.
Desnudo el torso sus pasos
con su martiana oratoria.
Ese facsímil de gloria
por su pasaje inocente,
le dice al mundo presente
que no habrá muerte en la historia.

XXXII
Monstruo y nombre de mujer
apareció en las Antillas,
para doblar las rodillas
al hombre en su proceder.
Hay que golpear y vencer
su escalada indescriptible.
Rechazar el imposible
del diccionario español.
¡Mirando de cara al sol
por la Patria sí es posible!

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar