Herbert ToranzoEl galardón en la categoría de Poesía por el libro Impuesto sobre la pérdida, en la XVI edición del Premio Nacional Eliseo Diego, ha sido el “gancho” (periodístico) para que Herbert Toranzo Falcón surja en blanco y negro sobre estas líneas, quizás insuficientes para capturar su talante o demasiado densas, si volcáramos en ellas el simbolismo y la fuerza conceptual de sus versos.

Sin embargo, son necesarias para comprender las subjetividades de un escritor que no ha parado de crear, los afanes de un “irremediable” avileño y los desahogos de un hombre sencillo que no se atreve o no le gusta delatar influencias literarias por temor a obviar alguna.

—Varios premios avalan su carrera como escritor, ¿sorpresa, incentivo, o costumbre?

—Los premios siempre son una alegría. Este reconocimiento, en particular, me hizo muy feliz, porque desde 1996 he enviado textos a concursar, en espera de ser homenajeado en el evento que se convoca desde mi provincia. Había obtenido menciones, pero un premio, solo hasta ahora.

“En los últimos 10 años me he dedicado a crear poesía. Impuesto... es la concreción de muchos afanes, donde trato el dilema de la pérdida desde ámbitos como el espiritual, el moral y el vivencial.”

—¿Construye un ambiente para crear?

—Gustaba de escribir al anochecer, cerca de una ventana o en el comedor de la casa. Hoy, entre el hogar, las responsabilidades y mi familia, me queda poco tiempo para estas exigencias. Escribo cuando y donde puedo, con un bolígrafo y una libreta. Luego, transcribo a la computadora, así aprovecho cada “pedacito” de tiempo.

—¿Cómo describiría su obra?

—Trato de decir cosas serias desde la ironía o el sarcasmo. Me gustan los juegos con el sentido de las palabras, intentar amalgamar términos diferentes y cambiar las funciones gramaticales de estos. Busco equilibrio, variedad para no repetirme, y vuelvo sobre el texto hasta sentir que está bien acabado. Mi obra es un tanto ecléctica.

"Con las revisiones soy obsesivo porque me autoevalúo, releo las líneas y llevo estadísticas en tablas para lograr, después, valoraciones cualitativas de qué debo mejorar y cómo hacerlo."

—¿Algún proyecto por materializar?

—Al cabo de 10 años ha llegado el momento de retomar la narrativa, por eso, pienso escribir dos novelas nuevas, una de corte histórico, y otra ambientada en la ciudad de Ciego de Ávila, con elementos de ficción y reales.

“También, quiero concluir otros trabajos asociados a las décimas y un libro de poesía distinto a mi trabajo habitual, más experimental o heterodoxo.”

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar