felixApenas levantaba su mirada de los escombros que recogía, pero Eliodoro Rodríguez Hernández no cesaba de contar los daños que el huracán Irma le dejó a su casita, devastada en su totalidad.

En diálogo con los bolivianos, Duarte Ortega y Raúl Pérez Carmenate llamaron a organizar grupos de trabajo en las comunidades para paliar este difícil momento

Vive en la 30 de Manga Larga, una de las comunidades más apartadas en el municipio de Bolivia, donde las condiciones de vida son difíciles, incluso sin ciclón, así que ahora, el hombre respira profundo y levanta la mirada: "Perdí casi todo, pero recuperaré unas planchas y haré de nuevo mi casa. Lo importante es que mi familia está viva".

Elio, como le llaman sus allegados, es el clásico guajiro cubano, y con diálogo ameno agradece a quienes lo evacuaron ante el paso del meteoro, pero le queda una reserva: "En la escuela donde estuvimos teníamos todo lo necesario, pero no todos quisieron evacuarse, y pienso que algunos le hicieron el juego a Irma porque, aparte de arriesgar sus vidas, robaron pertenencias de quienes estábamos refugiados".

las 30Actitudes reprochables como las denunciadas por el veterano hombre de campo indican una experiencia para los miembros la Zona de Defensa con vistas a mejorar los sistemas de protección de los recursos del Estado y del pueblo, de ahí que Félix Duarte Ortega, presidente del Consejo de Defensa Provincial, orientó que se depuraran responsabilidades con los presuntos comisores de delitos.

La 30 de Manga Larga, comunidad con grandes afectaciones

 

La cantidad de damnificados en el municipio de Bolivia resulta elevada. Datos preliminares ofrecidos por Lourdes Mena Oliva, directora de la Vivienda en ese territorio, informó que hasta la mañana del miércoles cuantificaron 278 derrumbes totales, 335 parciales; 254 pérdidas totales de techo y 616 parciales en esa última categoría, sin embargo, todavía faltaban datos de varios asentamientos poblacionales, entre ellos, la 30 de Manga Larga.

El delegado de la Circunscripción 38 en la citada localidad relató que las afectaciones son múltiples, con énfasis en las viviendas, aunque los tres edificios perdieron sus tanques para envasar agua y el atezado, mientras el bar y la escuela primaria Francisco Omar García Alvarado quedaron con sus techos destrozados.

Sin embargo, el plantel ya cuenta con la estrategia para que los niños continúen sus clases en casas de vecinos que rebasaron la fuerza de los vientos de Irma, lo cual fue confirmado por la directora Regla Odalis Simón Víctor, incluida entre quienes perdieron sus casas.

Duro resulta el panorama en Bolivia por el drama que viven los damnificados, no obstante, fuerzas de numerosos organismos despojaban las calles de escombros y maderos, al tiempo que Duarte Ortega, acompañado por Raúl Pérez Carmenate, vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial, sostuvieron diálogos con la población.

tendidoEn esos encuentros, Duarte afirmó que la esencia de este momento radica en "recuperarnos con nuestras propias fuerzas, con grupos de trabajo hechos por los vecinos, apoyados en la reutilización de recursos. En la medida que el país disponga de los medios requeridos se irán distribuyendo".

Los linieros tendrán trabajo durante varios meses hasta restablecer la normalidad del sistema eléctrico en la provincia

Una preocupación generalizada de estos días es la falta de corriente eléctrica en la provincia. En el caso de Bolivia la situación se agudiza por la caída de 566 postes, razón por la cual fueron movilizados dos brigadas de linieros de la capital provincial y 82 trabajadores de esta rama procedentes de Santiago de Cuba, en pleno gesto solidario, como lo hicieron los avileños cuando el huracán Sandy afectó a la indómita provincia.

 

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar