Oficina de Trámites en JúcaroLa creación de facilidades para que los damnificados por el huracán Irma puedan resarcir sus daños en el menor tiempo posible deviene premisa del sector bancario avileño, cuyos especialistas llevan parte del protagonismo en los grupos de trabajo establecidos en todos los consejos populares donde el meteoro ocasionó estragos.

Oficina de trámites de Júcaro, muy cerca de las casas devastadas

Al aplicar esa estrategia conjunta de varios organismos, se logra que cada persona afectada tenga en las cercanías de sus lugares de residencia el local y los especialistas encargados de darle curso legal a las gestiones para adquirir materiales de construcción y bienes de consumo.

Justo cuando el 13 de octubre se cumplen 57 años de la nacionalización de la banca en Cuba, esta rama ha tenido a su cargo las deliberaciones para conceder créditos con la mayor premura, o sea, en un plazo que ronda entre las 24 y las 72 horas después de contar con los documentos requeridos por los solicitantes.

La faena lleva el análisis de especialistas encargados de evaluar las posibilidades de cada quien para pagar de los créditos, que, según acota Kelly Pardillo Padilla, especialista de Comunicación y Marketing en la Dirección Provincial del Banco Popular de Ahorro (BPA), no llevan fiadores, pueden extenderse hasta un período de 15 años y excluyen los intereses para los casos de derrumbes totales de techos y de viviendas.

Tras esas deliberaciones, los representantes avileños del BPA recibieron hasta inicios de octubre 600 solicitudes, de las cuales aprobaron 490 por un importe de 1 400 000.00 pesos.

Algo parecido sucede en el Banco de Crédito y Comercio (BANDEC), según la especialista de Banca Personal Magali Castillo: “Tenemos representantes en 14 de los puntos establecidos en la provincia, y desde ellos no han llegado 191 solicitudes”.

Agregó que de ellas aprobaron 169 por un importe total de 407 431.66 pesos, y aunque siguen evaluando otra parte de las peticiones, decidieron denegar cuatro.

“En estos casos nos percatamos de que esas personas están sin capacidad de pago. Ello no significa que queden desamparados, por lo que sugerimos que les concedan subsidios o bonificaciones”, señaló Magali.

Otro detalle favorable lo aporta Kelly al decir que, en situaciones de personas que ya tenían deudas con el banco, de ser necesario se les puede reestructurar mediante la disminución de la tasa de interés, mientras los créditos sociales pueden extender su tiempo de pago hasta cinco años.

A la par de la actual vorágine laboral, el 13 de octubre, día del trabajador bancario, incluye el homenaje al Comandante Ernesto Guevara de la Serna, quien el 26 de noviembre de 1959 fue nombrado por el Consejo de Ministros del Gobierno Revolucionario como presidente del Banco Nacional de Cuba.

La celebración incluye actividades que promueven el desarrollo de la profesionalidad en esta rama, encuentros con jubilados y la entrega de sellos distintivos por años de servicios.

En esos casos destacan, por BANDEC, María Elena Valdés Rodríguez, Eladia Marina Ordaz Bustamante y Dulce Amparo Hernández Santoyo, todas con 45 años de labor.

Por el BPA las de mayor experiencia profesional son Gisela Batista (40 años), mientras Odalis Rad Companioni y Maritza Morales López han permanecido en esa institución por 35 años.

Trabajo en las oficinas de trámitesFuncionarios de varios organismos, entre ellos, de las instituciones bancarias, en plena faena para contribuir con los damnificados

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar